Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hannibal Laguna deslumbra sobre la pasarela con su elegancia y sofisticación

Desfile de Hannibal Laguna en la Madrid Fashion WeekReuters
Con una imagen del edificio "Metropoli" de Madrid en el fondo, las modelos de Hannibal Laguna han desfilado al son de los acordes de "Por la puerta de Alcalá" embutidas en sofisticados vestidos frágiles y cortos o deslumbrantes y largos pero todos ellos con un denominador común: el vestido-joya. El diseñador ha logrado con la colección "Los cielos de Alcalá", una línea cautivadora para la que se ha inspirado en ese espacio arquitectónico madrileño, del cual da fe en sus estampados con hojas de acanto que imitan las rejas de forja de la zona.
El desfile tuvo un broche de lujo: las modelos vistiendo unas camisetas con el eslogan en inglés "Soy una real fan de la moda española" y unas coronas realizadas a mano con cristales de Swarovski, ideadas por la revista 'Elle' para homenajear a Doña Letizia por su apoyo incondicional a la moda española.
La pasión de Francis Montesinos
Francis Montesinos ha convertido su desfile en un divertido espectáculo, en el que mezcla la indumentaria de diferentes razas, culturas y ritos en un batiburrillo difícil de describir, cuyo único denominador común es la influencia en todas sus prendas del folklore y sus raíces, auténtica obsesión de este revolucionario diseñador, que en esta colección reinterpreta a su manera culturas como la afro, la mexicana o la japonesa.
Con una creativa puesta en escena a modo de altar mexicano en la que no faltaron iconos como la bandera de EEUU o una imagen de Marilyn Monroe junto a otra religiosa, el modisto mostró sobre la pasarela vestidos de gasa con estampados florales, blusones, pantalones bermudas y jerseys de punto, siempre combinados con sandalias de plataforma y tocados en los que están presentes las flores, las frutas y las plumas.