Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallados en Zaragoza los cadáveres de un matrimonio y un bebé

Mapa de AragónCNN+
Parece claro que la mujer murió por heridas de arma blanca, mientras que "aparentemente" el hombre no tiene ningún tipo de herida y el cuerpo del bebéparece que tenía alguna pequeña herida, ha precisado el delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, quien ha explicado que en el domicilio en el que se localizaron los tres cadáveres había "bastantes huellas de violencia".
En principio, según Fernández, parece ser que el varón haya podido causar la muerte de la mujer, "y a lo mejor también la del bebé", aunque habrá que esperar a las investigaciones policiales que se llevan a cabo y a las diligencias judiciales para saber con exactitud lo que sucedió.
La mujer y el hombre, originarios de República Dominicana, y el bebé, una niña de cuatro meses que podría ser hija de ambos, fueron encontrados anoche en un quinto piso de la calle Álvaro de Bazán, número 6, de Zaragoza, junto al estadio de fútbol de La Romareda.
Los cadáveres de las tres personas fueron localizados después de que un vecino alertara a la policía, posiblemente al oír gritos en el interior de la casa.
Javier Fernández ha precisado que, aunque no constan denuncias por malos tratos en el seno de esta pareja, hace "relativamente poco tiempo" la policía tuvo que intervenir en este domicilio "por una circunstancia de cierta violencia", y aunque se le preguntó a la mujer si quería denunciar el caso, ella rechazó esta opción.
La pareja, de 46 años, el hombre, y en torno a 24, la mujer, según Fernández, no era propietaria del piso, en el que probablemente estaban en régimen de alquiler. Los tres cuerpos han sido trasladados al Instituto Anatómico Forense de Zaragoza para practicarles la autopsia.