Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Haidar rechaza la nacionalidad española

La activista saharaui Aminatu Haidar ha rechazado este domingo una propuesta del Ministerio de Asuntos Exteriores para concederle un pasaporte español porque ello supondría convertirse "en extranjera en su propia casa". Así lo ha manifestado la abogada al término de la reunión que celebraron en el aeropuerto de Lanzarote el director del gabinete del Ministerio de Asuntos Exteriores, Agustín Santos, y la activista, y que fue interrumpida durante casi tres horas después de que Haidar sufriera un desvanecimiento tras 14 días en huelga de hambre.
Según Inés Miranda, no se ha previsto ninguna otra reunión pero la activista saharaui ha expresado su disposición "a seguir oyendo una propuesta seria y resolutiva que atienda rápidamente esta situación". La letrada ha manifestado que el enviado de Asuntos Exteriores comunicó su intención de trasladar la postura de Haidar a Moratinos, con el que intentará encontrar una nueva propuesta.
Ha precisado que a lo largo del día Agustín Santos ha reiterado las propuestas anteriores del Ministerio, entre ellas la de conceder la nacionalidad española a Aminatu Haidar, y le propuso "como gran novedad", dijo la abogada, otorgarle un pasaporte español que le permitiría regresar al Sahara occidental. Sin embargo, según Inés Miranda, Haidar ha contestado que aunque "evidentemente quiere mucho a España y al pueblo español, al que agradece su solidaridad y apoyo", lo que se le ofrece "es desde luego ser extranjera en su propia casa, algo que ni Aminatu ni nosotros deseamos".
Ha insistido en que los Gobiernos español y marroquí han violado el pacto internacional de derechos civiles y políticos, por el que se prohíbe a todo Estado negar a un ciudadano la salida de su territorio siempre y cuando no esté incurso en alguna causa legal.
En ese momento se suspendió la reunión ante el alto grado de deterioro físico que sufre Haidar por su cansancio y por los catorce días de huelga de hambre, lo que motivó que un médico le recomendase reposo absoluto por la tarde. La abogada subrayó que Haidar le pidió que, en su nombre, transmitiese directamente al Gobierno y a la sociedad españoles "su gran decepción y pesar ante la triste e inaceptable propuesta" presentada por el Ministerio, que considera "irresolutoria" porque no va a solventar su situación.
Haidar, prosiguió su representante legal, responsabiliza de manera directa al Gobierno español si continúa esta situación hasta llegar "a unas consecuencias trágicas". "Queda en manos del Gobierno español poner una solución que definitivamente permita el cumplimiento y el respeto de los derechos humanos de esta ciudadana del mundo", añadió Inés Miranda.