Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hacienda publicará la lista de defraudadores y morosos de España

MontoroEFE

El Ministerio de Hacienda y la Agencia Tributaria siguen ultimando la lista de defraudadores y morosos que el Gobierno se ha comprometido a hacer pública. La citada lista pondrá el acento en los morosos, cuya lista nunca termina siendo pública al no contar con una sentencia judicial.

La identidad de los morosos, que dejan de pagar cada año a Hacienda más de 10.000 millones de euros, según las últimas memorias de la Agencia Tributaria, nunca se llega a conocer y, sin embargo, supone un número nada despreciable de contribuyentes a los que se liquida una deuda y no la pagan al declararse insolventes.
Según fuentes de la Inspección, la propuesta pasaría por publicar esta lista de morosos y defraudadores en la página web de la Agencia Tributaria,y en el caso de los primeros, deberán estar al menos en la fase de embargo para que su nombre aparezca en dicha lista.
Ello generaría un castigo social y una gran presión sobre estos contribuyentes, lo que podría llevar en muchos casos, y sobre todo para las empresas, a tener dificultades para seguir con su actividad, dado que socios o proveedores podrían conocer de forma inmediata si son morosos con la Administración y, por tanto, no contratarlos.
Por otro lado, la caída del resultado obtenido en la lucha contra el fraude en 2013, ha motivado a la Agencia Tributaria a potenciar la labor del Departamento de Gestión para detectar el pequeño fraude. Esto supone dedicar menos tiempo a la inspección y a una recaudación de ingresos más inmediata.
El pasado año, la Agencia Tributaria recaudó 10.950 millones de euros por la labor de prevención y lucha contra el fraude fiscal, lo que supone una caída del 4,9% respecto al año anterior, según los datos oficiales ofrecidos por el organismo.
Por ello, la Agencia Tributaria quiere que el Departamento de Gestión adopte un papel más activo en su función de control tributario, especialmente en lo relativo a la campaña de la renta, módulos o la tributación del IVA.
Este departamento puede llevar a cabo procesos masivos con respecto a lo que requiere la inspección del fraude más complejo, a través de la realización de paralelas a las autoliquidaciones presentadas por los contribuyentes, o las peticiones de requerimientos, lo que permite en muchos casos, una recaudación más rápida cuando se detecta el fraude.
Ello no significa que se haya dejado de lado la inspección de grandes empresas, sino que se trata de "poner más énfasis" durante el periodo de gestión de los impuestos, para evitar el conocido como pequeño fraude.
También dentro del combate del fraude fiscal, Hacienda ha elaborado perfiles de riesgo con los contribuyentes que se acogieron a la 'amnistía fiscal'. Aunque no se está realizando un plan especial de inspección sobre estos declarantes, sí se están usando sus declaraciones para incluir en las bases de datos, a todos aquellos que se considere que tienen mayores posibilidades de defraudar en el futuro.
Por último, fuentes de la inspección aseguraron que se está ultimando el Estatuto de la Agencia Tributaria y que la intención del Gobierno es por un lado, aprobar una ley orgánica con los principios generales de dicho estatuto y, posteriormente, aprobar un real decreto para desarrollar esta normativa y entrar en el detalle del mismo.