Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hacer una coleta con una aspiradora en televisión puede ser una mala idea

coleta fallidaThe Today Show

En el programa australiano 'The Today Show', un colaborador fracasó estrepitosamente en el intento de hacer una coleta con una aspiradora. En una de las secciones, el hombre cogió el pelo a una de las presentadoras para mostrar en directo cómo se hacía. Sin embargo, los fuertes tirones y agarrones provocaron que la la joven chica se le saltaran las lágrimas.

Hay formas de hacer una coleta, pero sin duda ésta es la mejor. En el programa de la televisión australiana 'The Today Show' mostrarón cómo hacer el típicopeinado de chica de forma rápida y eficaz, mediante el uso de una aspiradora, una goma y un peine. 
La demostración ocurrió en directo, donde Rob Palmer quiso enseñar a los padres la forma de hacer coletas cuando uno no tiene tiempo, antes de llevar a los pequeños al colegio o a cualquier actividad extraescolar. Para ello utilizó el pelo de Jen, una hermosa colaboradora del programa, quien no estaba muy convencida de ser modelo de pelo para este experimento. 
Durante los primeros segundos la joven se mostraba sonriente y feliz ante las miradas de sus compañeros, pero llegó el momento en el que cambió de forma radical el gesto debido a la torpeza de Rob Palmer e, incluso, se le saltó alguna lágrima. "¡Estás llorando, Jen! Mi hija de ocho años nunca ha llorado", dijo Palmer para quitar hierro al asunto. 
Mientras, el resto de colaboradores no podían parar de reír. El pelo quedó totalmente alborotado y enredado, donde destacaba una coleta muy mal hechca que tuvo que ser transformada en un moño de urgencia. Al final la sección de Rob Palmer no salió como quería, el peinado dejó mucho que desear y, encima, hizo llorar a la rubia colaboradora.