Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guzzoni regresa a San Sebastián con 'Jesús', un retrato sobre la ausencia de la figura paterna

La película 'Playground' ha protagonizado hasta el momento la mayor polémica del festival al incluir en su narración dosis de violencia entre adolescentes que provocaron la huida del público de la sala de cine. Este miércoles 21 de septiembre, el filme chileno 'Jesús', de Fernando Guzzoni, recoge el testigo de la agresividad, la crueldad y la traición con una propuesta que pretende mostrar la realidad de la juventud de su país.
El filme, que se proyecta en la Sección Oficial del festival, retrata la ausencia de la figura paterna y se inspira en un hecho que tuvo lugar en Santiago de Chile, tal y como ha explicado su director durante la rueda de prensa que ha tenido lugar en el Kursaal: el asesinato de un joven a mano de otros cuatro jóvenes, un acto que fue "violento y brutal".
El protagonista de esta película es Jesús, un chico de 18 años que vive en un apartamento con su padre, con quien es incapaz de comunicarse. Una noche se ve envuelto en un incidente irreversible que les unirá más que nunca, pero que también les separará para siempre.
El cineasta, que repite en el Festival de San Sebastián cuatro años después de presentar su debut en la dirección, 'Carne de perro', ha explicado que esta película registra la "crisis" entre la relación entre un padre y un hijo, que no es "afectiva y amorosa".
"Cuando este vínculo presenta en una crisis a partir de este hecho radical y extremo, ambos personajes tienen que enfrentarse y ahí la película revela que las bases de los vínculos no son tan sólidos, sino que son permeables, que esta figura patriarcal es fantasmagórica, la de alguien que abandona y que te puede traicionar", ha indicado Guzzoni.
VOCACIÓN CRÍTICA
El director de Jesús ha señalado que el asunto que aborda con este largometraje está relacionado con "una reflexión que cruza la historia chilena desde la colonia hasta la fecha", acerca de los huérfanos y las generaciones que han crecido sin un vínculo paterno profundo.
Para Guzzoni, el cine tiene "una vocación crítica" y en su país no solo el documental se ha "hecho cargo" de temas relacionados con la "fractura política reciente", sino que la ficción también atiende a sus consecuencias. "Chile es un país desigual, que en apariencia puede ser fuerte pero que posee una tendencia capitalista y un modelo neoliberal muy arraigado y eso está empezando a explotar de distintas maneras", ha explicado.
Además, ha afirmado que le interesa llegar al fondo del asunto y huir de la versión oficial, porque cree que solo de esa manera se puede alcanzar la verdad. En el caso en el que se basa la historia, tal y como ha relatado el director, la víctima del asesinato era homosexual, lo que provocó especulaciones en los medios de comunicación acerca de la mentalidad "neonazi" de los responsables.
Sin embargo, para huir de esa "diferencia entre buenos y malos" y de la "barrera entre los ciudadanos y los sociópatas", Guzzoni hizo una investigación propia y observó que se trataba de un problema "más profundo y doloroso" y que todos los asesinos tenían en común la ausencia de una figura paterna o la intermitencia del padre.