Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guerra abierta entre 'Fox News' y la Casa Blanca

Además de las dos guerras que mantiene abiertas en Irak y en Afganistán, la Casa Blanca ha encontrado tiempo y energías para declarar una tercera: contra la cadena conservadora de noticias por cable Fox News.
Desde hace varios días, los funcionarios de la Casa Blanca no ocultan su malestar con la que fuera la cadena favorita durante la Administración republicana y que cuenta con algunos de los comentaristas de derecha más críticos del Gobierno actual. Alguno de estos comentaristas, como Glenn Beck, ha llegado a llamar al presidente estadounidense, Barack Obama, "racista".
Desde la Casa Blanca, su directora de Comunicaciones, Anita Dunn, ha asegurado que 'Fox News' actúa "casi como el departamento de investigación, o el departamento de comunicaciones, del Partido Republicano". Como resultado, la cadena emitía un comunicado en el que aseguraba que la Casa Blanca había decidido "declarar la guerra contra un medio de comunicación".
Marginada en las entrevistas
En una comparecencia en la cadena CNN este fin de semana, el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, aseguró que "el presidente no la percibe (a Fox News) y nosotros tampoco no la percibimos como un medio periodístico, en tanto que tiene una perspectiva" en sus informaciones.
De hecho, en un detalle que fue muy comentado en su día, cuando Obama concedió entrevistas a cinco canales de televisión distintos el mes pasado para hablar sobre la reforma sanitaria, dejó fuera a esta cadena.
Esta semana, altos funcionarios comparecieron en las principales cadenas de televisión para explicar la posición del Gobierno en asuntos como la reforma sanitaria o Afganistán. De nuevo, Fox quedó excluida.
Ambas partes ganan
La pelea ha recibido una amplia cobertura en los medios estadounidenses, que recuerdan que no es nuevo que un Gobierno trate de influir en los medios o limite el acceso de aquellos con los que no está de acuerdo, pero sí se muestran sorprendidos de que el ataque sea tan abierto.
Otros, en cambio, creen que se trata de una disputa que en el fondo beneficia a ambas partes. En las páginas del diario "New York Daily News", el comentarista David Hinkley señala que, desde el comienzo de la pelea, Fox ha visto cómo su cuota de audiencia ha aumentado. Y la Administración Obama "se anota puntos ante sus simpatizantes progresistas" apunta Hinkley.