Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Greenpeace alerta de la feroz destrucción que están sufriendo las costas españolas

Greenpeace alerta de la feroz destrucción que están sufriendo las costas españolasCNN+/Cuatro
El presidente de Greenpeace, Juan López de Uralde, apeló este viernes a la necesidad de modificar el origen de la financiación de municipios que dependen de la construcción -a los que calificó de "ladrillo dependientes"- como requisito necesario para frenar la destrucción de las costas españolas.
Acompañado de la responsable de Costas de Greenpeace, Pilar Marcos, López de Uralde presentó en rueda de prensa la décima edición del informe 'Destrucción a Toda Costa 2010' en el que se analiza la situación del litoral español al tiempo que se propone una hoja de ruta para proteger "la poca que queda en buen estado".
El director de Greenpeace mostró su especial preocupación por la "agresión" a la costa, que a su juicio, ha sido "imparable" en los últimos años, y señaló que "lo más grave" es que esta tendencia continúa, ante la atenta mirada de los políticos, "que se afanan por acabar con la única normativa que defiende el litoral", apuntó.
Según Greenpeace la crisis inmobiliaria "ha parado el saqueo de las costas"; motivo por el cual proponen una serie de medidas que pasan por el establecimiento de una estrategia de sostenibilidad, la puesta en marcha de la red de reservas marinas para proteger el litoral que queda sin destruir así como el fortalecimiento de los espacios protegidos.
En algunas playas el 75 por ciento del terreo es urbano
Para presentar el informe, López de Uralde y Marcos se acompañaron de unas imágenes de las costas del litoral español en las que se aprecian los cambios urbanísticos que han sufrido playas, puertos y zonas turísticas en los últimos 50 años. En concreto, y según Marcos, a día de hoy en algunas zonas como Málaga o Alicante, más del 75 por ciento de los terrenos al mar son urbanos.
Así las cosas, la organización ecologista señala a la burbuja inmobiliaria como la principal responsable de la "depredación del territorio costero". Desde 1987 hasta 2005 se destruyeron en total 50.504 hectáreas de suelo natural en los dos primeros kilómetros de la franja costera, lo que supone 7,7 hectáreas de costa degradada, según apuntó Marcos.
La propia responsable del Programa denunció que en la costa se están construyendo "más de tres millones de viviendas" y lamentó que este crecimiento tiene unas "consecuencias" de las cuáles llevan advirtiendo más de diez años.
"Hemos conseguido paralizar proyectos pero también nos han caído demandas, amenazas, críticas (...) el tiempo nos ha demostrado que teníamos razón. Hoy vivimos los lodos de aquellos polvos", recalcó por su parte, López de Uralde.