Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gracias a la crisis, el ' sí, quiero' dura más tiempo

Unos recién casadosReuters
De todos es sabido que la crisis está afectando a todos los ámbitos de nuestra vida. Pero el último estudio publicado por el INE demuestra que tiene su reflejo en las rupturas matrimoniales. Y es que en 2008 las rupturas matrimoniales han disminuido un 13,5 por ciento.
Por tipo de ruptura matrimonial, en 2008 se produjeron 8.761 separaciones, un 24,4 por ciento menos que en el año anterior; y 110.036 divorcios, un 12,5 por ciento menos. Además hubo 142 nulidades, un 5,3 por ciento menos que en el año 2007.
Del total de divorcios, el 63,7 por ciento fueron de mutuo acuerdo y el 36,3 por ciento no consensuados. Además en el 21,4 por ciento de los divorcios hubo separación previa y de las separaciones, el 64 por ciento fueron de mutuo acuerdo y el 35,4 por ciento contenciosas.
Ellas antes...

Por otro lado, la edad media a la disolución del matrimonio fue de 41,7 años para las mujeres y de 44,2 años para los varones, ya que el mayor número de rupturas tuvo lugar entre los 40 y 49 años, tanto en hombres como en mujeres.
Además, más de la mitad de los matrimonios disueltos, el 54 por ciento, tienen hijos menores de edad. Y el 30,9 por ciento de los matrimonios disueltos tiene un solo hijo. Aquí es cuando se presenta el problema de la custodia de los más pequeños. En el 80,6 por ciento fue otorgada a la madre y en 4,0 por ciento para el padre, compartida por ambos cónyuges en el 9,7 por ciento y a otros (familiares, instituciones) en el 0,3 por ciento.
En lo que concierne a la persona que presentó la demanda de disolución matrimonial, en un 43,9 por ciento de los casos fue presentada por ambos cónyuges, en un 33,7 por ciento por la esposa y en un 22,4 por ciento por el marido.