Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gordon Brown se justifica sobre la guerra de Irak y se desmarca de Tony Blair

La sesión de este viernes, en la que ha comparecido durante más de cuatro horas y media, ha sido la primera vez que el primer ministro británico Gordon Brown -que era ministro de Economía en el momento de la invasión- se enfrente a un duro interrogatorio por su actitud hacia la guerra de Irak.
Brown ha mantenido una reunión privada con las familias de los soldados muertos o heridos en Irak, antes de que comenzase la sesión.
La comisión Chilcot -llamada así por su presidente, John Chilcot- está examinando los sucesos desde 2001 a 2009, incluida la decisión de ir a la guerra, si las tropas estaban lo suficientemente preparadas, el conflicto y la planificación para cuando éste terminara.
El ex jefe de las Fuerzas Armadas general Lord Guthrie de Craigiebank, que estuvo al mando del Ejército británico desde 1997 hasta 2001, ha manifestado ciertas críticas hacia Brown, a quien le acusa de ser "indiferente" hacia la Defensa británica. "No financiar completamente al Ejército de la forma que las Fuerzas Armadas lo pidieron (...) costó sin duda alguna las vidas de los soldados", afirma. "Se le debería preguntar por qué fue tan indiferente hacia Defensa y tan cercano a otros departamentos", asegura el general.
Brown se juistifica y se desmarca de Tony Blair
El dirigente británico ha aprovechado la intervención para responder a las críticas de sus adversarios políticos. Éstos apuntan a que muchas de las muertes de los soldados británicos se debieron a que éstos estaban mal equipados por falta de presupuesto, una responsabilidad que depende directamente del ministerio de Finanzas que entonces estaba en manos de Gordon Brown.
Brown también ha querido desmarcarse del entonces su líder Tony Blair. Según Brown, el entonces primer ministro le informaba de todo, aunque él no leía la correspondencia entre Blair y Bush.
El premier británico también ha querido destacar que la decisión de intervenir en la guerra de Irak fue una adoptada por el gobierno en pleno y tomada en el último momento. Porque ellos- ha asegurado- siempre apostaron por la vía diplomática. En todo caso, lo único que Brown ha lamentado es no haber conseguido una mayor implicación estadounidense en la reconstrucción.