Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gómez asegura que "nadie sobra" dentro del PSM y defiende la unidad del partido

"Nadie sobra, nadie debe autoexcluirse. Todos somos necesarios en este proyecto; todos los que estamos y más", ha afirmado Tomás Gómez en su primera comparecencia multitudinaria ante los suyos tras ganar las primarias del PSM, formación de la que es secretario general.
En un discurso animoso y conciliador, y tras besar efusivamente a su "adversaria formidable" la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, Tomás Gómez ha agradecido de forma expresa a José Luis Rodríguez Zapatero y a José Blanco su "apoyo" y su "ánimo" para que los socialistas madrileños alcancen su objetivo de gobernar.
"Este partido está unido y en marcha, y cuando esté partido está unido y en marcha es imparable hasta conseguir la victoria electoral", ha aseverado entre aplausos el líder del PSM.
Ha argumentado que "hasta el pasado domingo había dos candidaturas, dos discursos, dos proyectos de liderazgo y plataformas de apoyo a cada candidato", pero que "hoy ya no hay un 52 por ciento y un 48 por ciento en esta federación, hay un cien por cien dispuesto a dar también el cien por cien de su trabajo, de sus ideas, de sus militantes, para devolver a la Comunidad de Madrid los valores de la izquierda y del civismo".
Pide un debate con Aguirre
El desde hoy candidato socialista a la presidencia de la Comunidad de Madrid ha explicado triunfal que su partido ha logrado "derribar el muro del desinterés" y "romper la barrera del silencio que Esperanza Aguirre había puesto" alrededor suyo a través de algunos medios de comunicación, entre los que ha citado al ente público Radio Televisión Madrid.
"Ya queda poco tiempo para que liberemos a los trabajadores de Telemadrid", ha defendido, tras lo cual ha explicado que se propone "demostrar que el PP está agotado" y que los socialistas madrileños son la "alternativa".
Para ello ha vuelto a exigir un "debate público a la presidenta de la Comunidad sobre los principales problemas que tienen los ciudadanos" y ha sostenido que "Madrid necesita un proyecto claramente socialdemócrata" como el que él representa.
En su discurso, Gómez también ha hecho hincapié en que el PSM ganará las elecciones si es capaz de "movilizar a la mayoría social de izquierdas que hay en Madrid", y ha apuntado que para eso va a "hablarles de principios", de que sus problemas "tienen solución desde la izquierda" y de que llevan "demasiados años viendo el mundo desde el cristal que lo mira la derecha, para la cual el dinero es el centro del mundo".
Jiménez apoya al nuevo candidato
La llamada a la unidad de Gómez ha sido respaldada en los pasillos de la sede de UGT -donde se ha celebrado el Comité Regional- por la propia Trinidad Jiménez y por algunos miembros de la plataforma que apoyó su candidatura, como el diputado nacional y ex secretario general del PSM Rafael Simancas.
Jiménez, que ha llegado a la sede de UGT rodeada de una veintena de cargos públicos que la han apoyado en las primarias, ha dicho que está convencida de que Gómez va a "contar con todo el caudal político que hay en torno a las dos candidaturas".
También ha resaltado que, aun siendo la "derrotada", las primarias le han parecido un "gran éxito", por la "visibilidad" que ha obtenido el PSM, por haberse "consolidado como una alternativa" y por el "altísimo grado de notoriedad" que ha alcanzado el vencedor, Tomás Gómez.
Tres días después de su derrota, la ministra ha asegurado que no ha "tenido oportunidad de hablar con Gómez" de las listas electorales, mientras que él ha subrayado que éstas no se harán hasta principios del próximo año.