Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Golpe a la corrupción urbanística en Cataluña

El juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, que dirige la operación iniciada contra varios municipios de Cataluña, imputa a los detenidos delitos de cohecho, tráfico de influencias y blanqueo de capitales. Hasta el momento, han sido detenidas al menos siete personas en Santa Coloma de Gramanet, entre ellas su alcalde Bartomeu Muñoz (PSC), y el concejal de Urbanismo de este ayuntamiento.
Según han precisado las mismas fuentes, se trata de una investigación iniciada en 2007 por el titular del Juzgado Central de Instrucción numero 5 de la Audiencia Nacional, aunque guarda relación con otra investigación incoada en 2005. Las actuaciones se encuentran secretas, que además se ha desvinculado con las llevadas a cabo en este mismo Juzgado contra la mafia rusa ('Troika' y 'Avispa').
Entre los detenidos también está el concejal de Urbanismo, Manuel Dobarco (PSC). Fuentes municipales explicaron que el acalde no acude al ayuntamiento desde ayer porque estaba enfermo.
Bartomeu Muñoz (Santa Coloma de Gramenet, 1957) es alcalde desde 2002, cuando Manuela de Madre dejó el cargo por motivos de salud. Fue concejal sin cartera desde la segunda legislatura, en 1983. Su padre, Blas Muñoz, también fue alcalde durante la transición democrática en la ciudad.
Diversos despachos de los ayuntamientos de Badalona, Santa Coloma de Gramenet y Sant Andreu de Llavaneres (Barcelona) están siendo registrados por presuntos delitos urbanísticos.
Otros dos detenidos
Aunque sin duda, lo más relevante es la detención de Lluis Penafreta, el 'número dos' del Gobierno de Jordi Pujol, así como el ex conseller de Economía, Maciá Alavedra.
Esta operación investiga toda una etapa y un sistema de concesión de obras y de irregularidades urbanísticas, durante los Gobiernos de CiU.
Pasqual Maragall ya denunció en su día que se pagaba el 3 por ciento de las obras a cambio de concesiones. Fue la denuncia política.