Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno trabaja con la "certeza" de que los cooperantes serán liberados

Vilalta y Pascual cumplen este 29 de mayo medio año de cautiverio sin que haya habido pruebas gráficas de ellos desde que fue liberada su compañera Alicia Gámez el pasado 10 de marzo. Dos días después de su regreso a Barcelona, AQMI emitió un comunicado emplazando al Gobierno español a cumplir sus exigencias para poner en libertad a Vilalta y Pascual y haciéndolo acompañar de una fotografía sin fecha en la que se les veía junto a la propia Gámez -ésta con la cara pixelada- rodeados de varios combatientes.
El Ejecutivo sigue trabajando con "prudencia y discreción" y con "la certeza de que van a ser liberados cuanto antes, aunque sin fijar plazos". "No se puede concretar nada", apuntan las fuentes. En el comunicado de AQMI, conocido a través del canal emiratí Al Arabiya, se hacía responsable al Gobierno español de la vida de los cooperantes catalanes y se exigía que se diera cumplimiento a sus demandas, las cuales no se detallaban.
Liberada tras convertirse al Islam
También se aseguraba que se decidió soltar a Gámez después de que se hubiera convertido al islam y se hubiera cambiado el nombre por el de "Aixa". Hay "constancia" en el Gobierno de que los dos cooperantes de la ONG Barcelona Acció Solidaria "se encuentran bien de salud", como ya señaló el pasado viernes la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Vilalta resultó herido de bala en una pierna durante su captura, aunque fue tratado durante el cautiverio.
A pesar de "la falta de noticias fehacientes", como señaló el pasado miércoles el director de Barcelona Acció Solidaria, Francesc Osan, los familiares de Vilalta y Pascual mantienen la confianza en las gestiones que el Gobierno está haciendo. El Ministerio de Asuntos Exteriores, que participa en el comité de seguimiento del secuestro, se mantiene en contacto con las familias para informarlas "puntualmente" de las novedades que hay del caso, según han informado fuentes de este departamento.
Los dos cooperantes se encontrarían previsiblemente en un lugar del desierto en el norte de Mali, después de que fueran raptados el 29 de noviembre en la principal carretera de Mauritania cuando iban en uno de los vehículos de la caravana solidaria de su ONG. Entre las soluciones para lograr la liberación, el Gobierno no baraja el pago de ningún rescate. Esta postura es compartida con los países de la región del Sahel y el Sahara -Argelia, Libia, Mauritania, Mali, Níger, Burkina Faso y Chad-, que condenaron el pago de dinero a los terroristas a cambio de rehenes en una reunión mantenida el pasado 16 de marzo para reforzar su cooperación antiterrorista.
Intercambio entre presos y los cooperantes
Las exigencias de AQMI pasarían por la liberación de presos, opción que también rechaza de plano Argelia. Las autoridades de Mauritania tienen en prisión provisional a varias personas a las que acusa de estar vinculadas al cautiverio de los tres cooperantes catalanes. La excarcelación de cuatro prisioneros islamistas por parte de Mali permitió poner en libertad al ciudadano francés Pierre Camatte el pasado mes de febrero, lo que llevó a Argelia a convocar al embajador maliense para transmitirle su queja.
En abril, también quedaron en libertad los italianos Sergio Cicala y su esposa Filomene Kabouree, secuestrados poco después que los españoles, sin que trascendiera si hubo alguna compensación.