Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno sirio se marcha tras las revueltas

El presidente sirio, Bashar al Assad, ha aceptado este martes la dimisión del Gobierno del primer ministro, Mohamed Naji Otri, pero le ha encargado que siga dirigiendo los asuntos del país, que registra las peores protestas antigubernamentales desde que llegó al poder en 2000, hasta que se forme un nuevo gabinete.
"El presidente Bashar al Assad aceptó este martes la renuncia del Gobierno presidido por Mohamed Naji Otri", reza el escueto comunicado de la agencia oficial SANA, precisando que el mandatario "ha encargado al Gobierno dimisionario que dirija los asuntos hasta que se forme el nuevo Ejecutivo".
El anuncio se produce mientras se espera que Al Assad hable a la nación, después de que el lunes, el vicepresidente, Faruq al Shara, adelantase que haría anuncios importantes. Se baraja que el presidente levante el estado de emergencia, en vigor desde 1963. En todo caso, en Siria el Gobierno carece de mucha autoridad, ya que el poder lo detenta básicamente Al Assad, su familia y el aparato de seguridad.
Manifestaciones a favor y en contra del régimen
Entretanto decenas de miles de sirios están participando este martes en concentraciones a favor del Gobierno. La televisión estatal siria ha mostrado a personas manifestándose en Damasco, Alepo y Hasaka, enarbolando imágenes de Al Assad y gritando "Dios, Siria, Bashar".
Según la agencia oficial, SANA, serían "millones" las personas que se han echado a las calles en todo el país "en fidelidad a la patria, en afirmación de la unidad nacional, de la seguridad y la estabilidad del país y en apoyo a la reforma global anunciada por el presidente".
Empleados y miembros de los sindicatos controlados por el partido Baaz de Al Assad, que lleva en el poder desde hace casi 50 años, han indicado que se les ha ordenado asistir a las concentraciones, donde hay una fuerte presencia de las fuerzas de seguridad. Todas las concentraciones y manifestaciones están prohibidas en Siria si no están patrocinadas por el Gobierno.
Entretanto, más de 200 personas se han manifestado en Deraa, epicentro de las protestas contra el Gobierno, al grito de "Dios, Siria y libertad" y "Hauran levántate en una revuelta", en referencia a la región en la que se encuentra la ciudad.