Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno y sindicatos se reúnen para analizar la ayuda de los 420 euros a los parados

El Gobierno y los sindicatos mantendrán una reunión este lunes por la tarde para estudiar la posible ampliación de la ayuda de 420 euros a parados que hayan agotado sus prestaciones y subsidios y no cuenten con ingresos suficientes.
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ya anunció el pasado viernes, tras el Consejo de Ministros, que el Ejecutivo está dispuesto a revisar los términos de esta ayuda, puesta en marcha el pasado 17 de agosto.
Una ayuda con polémica
La razón de la polémica es que no beneficiará a todos los parados que se encuentren en esta situación, sino sólo a los que agoten sus subsidios desde el 1 de agosto. Desde diferentes frentes se ha acusado al Gobierno de dar información engañosa en torno a la ayuda y se le ha pedido que la amplíe retrasando la fecha de inicio.
En este sentido, las mismas fuentes han indicado que "hay que echar números", ya que el problema que se plantea a la hora de ampliar la ayuda es el gasto que podría acarrear.
Por lo pronto, el coste de la ayuda, tal y como fue aprobada por el Gobierno, se ha cifrado en 642 millones de euros, si bien cada mes en que ésta se ampliara supondría un incremento del gasto de 100 millones de euros, según cálculos del Ministerio de Trabajo.
Periodo de aplicación
La memoria económica del decreto ley parte que regula esta ayuda parte del supuesto de que los beneficiarios del subsidio de 420 euros no agotarán los seis meses previstos y lo cobrarán durante 4,5 meses de media antes de encontrar un nuevo puesto de trabajo.
Ahora bien, indica que "en el periodo de aplicación de la medida no se estima que se vaya a producir una variación importante de las condiciones del mercado de trabajo", lo que sugiere que de complicarse la situación, el coste sería aún mayor, puesto que la permanencia en el desempleo también tendería a dilatarse más allá de los 4,5 meses de media.
Los sindicatos han venido reclamando que la ayuda de 420 euros se preste por un periodo de un año, en lugar de seis meses, y que se adelante la fecha de efecto de esta medida desde el 1 de agosto vigente ahora mismo hasta principios de año, lo que incrementaría notablemente el número de beneficiarios.