Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno y sindicatos se dan unos días para estudiar la reforma de las pensiones

Los sindicatos advierten que el Gobierno podría aprovechar las bajas de controladores para recortar derechosCNN+/Cuatro
La cuarta reunión entre Gobierno y sindicatos para buscar un acuerdo en la reforma de las pensiones ha concluido este lunes tras menos de dos horas, y los participantes han quedado en analizar por separado el impacto económico de las medidas y volver a reunirse en unos días.
Fuentes de UGT informaron del término de la reunión, a la que asistieron los secretarios generales de este sindicato, Cándido Méndez, y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, así como el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, y los vicepresidentes Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Salgado.
Rubalcaba, también titular de Interior, se encontraba así reunido con los sindicatos minutos antes de que ETA anunciase, a través de un comunicado publicado por el diario Gara, un alto el fuego permanente.
Acaba sin acuerdo
De nuevo la reunión ha finalizado sin acuerdo, y según fuentes de Trabajo las partes se han dado unos días para analizar al detalle la propuesta de reforma del Ejecutivo y estudiar el impacto económico de las medidas que contiene, aunque no se ha concretado qué día de esta semana retomarán la negociación.
La de este lunes ha sido la cuarta reunión consecutiva entre el Ejecutivo y los sindicatos para tratar la reforma de las pensiones, en un clima de pesimismo en el que las organizaciones de los trabajadores insisten en rechazar la pretensión del Gobierno de elevar la edad de jubilación a los 67 años.
No obstante, esta misma mañana la vicepresidenta segunda señaló que ve posibilidades de llegar a un acuerdo con los sindicatos, pese a admitir que es un tema complicado y que hay que continuar negociando.