Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno y sindicatos discrepan...pero se reconcilian tras la huelga

Apenas 9 horas después de terminar la jornada de huelga general, ya se ha producido un primer contacto entre el Gobierno y los sindicatos convocantes de la protesta. Aunque no ha sido una cita programada, sino un encuentro casual entre la vicepresidenta primera del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, en los estudios de la Cadena Ser.
Ambos habían pactado entrevistas por separado, pero finalmente han compartido micrófono y han intercambiado impresiones en directo, durante unos minutos, sobre el desarrollo de la huelga general y lo que deberá pasar en los días posteriores a la misma.
Tras un breve saludo, la vicepresidenta primera del Gobierno ha tendido la mano a los sindicatos y ha reiterado la oferta de diálogo, a lo que el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha respondido que, aunque los sindicatos están por el acuerdo y la negociación, hay que saber "para qué".
La nota de Méndez: "un notable alto"
Méndez ha pedido que no se hagan lecturas "prematuras" sobre la huelga convocada este pasado miércoles en España y ha puesto un "notable alto" al resultado de la misma. "La huelga de ayer rompe la barrera del sonido", ha señalado Méndez, que ha añadido que a partir de la jornada de paro general el Gobierno va a tener cada vez "más difícil" sacar adelante sus políticas.
El dirigente de UGT ha recordado que la huelga general tuvo un seguimiento del 70%, lo que, según él, significa que en torno a 10 millones de asalariados secundaron el paro. Méndez ha afirmado que ha sido el propio Gobierno el que se ha puesto "entre la espada y la pared" y ha señalado que ahora debe hacer una reflexión profunda sobre lo ocurrido, al igual que van a hacer los sindicatos.
De hecho, el líder de UGT ha avanzado que ha convocado al Consejo Confederal del sindicato para el próximo día 6, con dos asuntos primordiales en el orden del día: reforzar la unidad de acción con CCOO, e insistir en las alternativas que existen a las políticas del Gobierno.
De la Vega tiende la mano
Por su parte, De la Vega ha confiado en que se puedan ir reconduciendo las discrepancias concretas que separan al Gobierno de los sindicatos, aunque ha reconocido que es difícil. "En democracia hay acuerdos y discrepancias, hay que respetar las distintas posiciones y tender la mano para buscar siempre el diálogo", ha dicho.
En este sentido, De la Vega ha insistido en que hay margen para negociar la reforma de las pensiones y ha señalado que el retraso de la edad de jubilación es un tema que debe abordarse para evitar problemas de futuro.
Méndez, que ha expresado su rechazo frontal a esta idea, ha subrayado que el Gobierno debe rectificar y recuperar el Pacto de Toledo, al tiempo que ha recordado que ni las políticas de pensiones ni las de empleo son europeas, sino nacionales y responsabilidad de los gobiernos.
De la Vega defiende la reforma laboral
El Gobierno se mantiene firme en su política económica y la vicepresidenta defiende la reforma laboral impulsada por el Gobierno y que fue la causa de la convocatoria de la huelga general.
De la Vega ha asegurado que la reforma laboral es "para la creación de empleo", y destacó la necesidad de que se le dé un "margen" para ver sus resultados. En este sentido, indicó que un "plazo razonable" para ver que tendrán efectos positivos es que "se pueda aplicar con elementos de crecimiento".
Sobre la Ley de Huelga
Respecto a si debería abordarse una Ley de Huelga, Méndez ha considerado "interesante" la idea de diseñar una ley que defina qué son los servicios esenciales y los servicios mínimos que deberían fijarse en ellos en caso de huelga. También ve razonable estudiar sanciones para aquellos empresarios que coaccionan a sus trabajadores para que no hagan huelga.
Para la vicepresidenta, en cambio, ahora no es momento de tratar este asunto, porque no es ni urgente ni prioritario, y menos después de que España haya vivido hace tan sólo unas horas una huelga general.
Preguntado por la actuación de los piquetes en la huelga, Méndez se ha limitado a señalar que está "satisfecho" con el comportamiento de las organizaciones convocantes el paro y ha criticado el despliegue "inusitado" de la Policía y su dureza en algunas de sus intervenciones.
De la Vega, por su parte, ha asegurado que el comportamiento de los convocantes durante la huelga fue, en general, "razonable", y aunque hubo algunos incidentes, ha recordado que éstos se fueron solucionando a lo largo de la jornada.