Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno prorroga el plazo a los agentes sociales para alcanzar un acuerdo sobre la reforma laboral

La reunión que han celebrado este lunes el Gobierno y los agentes sociales sobre la reforma laboral ha terminado nuevamente sin acuerdo, aunque las tres partes se han emplazado a seguir negociando en los próximos días.
Al encuentro asistieron los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho.
Este lunes se cumplía el plazo dado por el Gobierno para cerrar la negociación de la reforma laboral, si bien el Ejecutivo ha decidido dar unos días más a sindicatos y empresarios para ver si son capaces de entenderse.
La vicepresidenta económica, Elena Salgado, ha declarado que se sigue negociando y que si no hay acuerdo, el Gobierno aprobará la reforma laboral en el "corto plazo" y, en todo caso, antes de que finalice el mes de junio.
Los sindicatos, por su parte, ya han avisado de que si el Gobierno impone una reforma laboral "lesiva" para los trabajadores, irán a la huelga general.
"Grandes dificultades" para el acuerdo
Este mismo lunes, en declaraciones a RNE recogidas, los secretarios de Acción Sindical de CC.OO. y UGT, Ramón Górriz y Toni Ferrer, respectivamente, han reconocido que existían "grandes dificultades" para lograr un acuerdo, aunque mantienen la esperanza de que éste puede alcanzarse mientras la negociación siga viva.
Tanto Górriz como Ferrer han señalado como elementos que considerarían "lesivos" para los intereses de los trabajadores y, por tanto, como detonantes de una huelga general, la descausalización de la contratación temporal o la reducción de las causas del despido y el aumento del poder empresarial a la hora de expulsar a los trabajadores del mercado laboral.
El despido, principal obstáculo.
En realidad, desde que empezara la negociación hace dos años, siempre se ha tratado del despido. Ése siempre ha sido, junto con la rebaja de cotizaciones empresariales demandada por la patronal, el principal escollo para el acuerdo y donde más chocan empresarios y sindicatos.
"La realidad es que con las posiciones de la CEOE en la mesa, es imposible el acuerdo hoy por hoy", ha dicho Toni Ferrer y no parece que tras la reunión la situación haya mejorado.
También este mismo lunes el presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, ha apuntado que el principal obstáculo para el acuerdo es el coste del despido y sus causas objetivas. Bárcenas ve difícil el consenso y cree que el Gobierno tendrá que aprobar una reforma "intensa" si quiere aplacar las exigencias de la UE y de los mercados internacionales, algo que no gustará ni a CC.OO. ni a UGT.
Negociación hasta el final
Sindicatos y empresarios han pisado el acelerador estos últimos días para tratar de despejar el camino hacia el acuerdo y han estado negociando incluso este fin de semana, sin lograr avances y emplazándose a un nuevo encuentro.
Éste tampoco ha concluido en acuerdo, pero la negociación proseguirá en los próximos días. El Gobierno ya ha dicho que negociará hasta el último momento, pero ha advertido también de que el proceso no puede eternizarse. A la vista de lo declarado recientemente por el ministro de Trabajo, se deduce que el plazo para llegar a un acuerdo terminará esta semana.