Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno italiano promete 30 millones de euros para ayudar a las víctimas

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, lamentó de nuevo a última hora del lunes el "serio desastre" sufrido en la zona centro de Italia a consecuencia del terrible terremoto que se ha cobrado la vida de decenas de personas.
Berlusconi ha garantizado que el Estado contribuirá con 30 millones de euros para ayudar a las víctimas del seísmo, ya que el temblor ha dejado tras de sí cerca de 1.500 heridos y casi 100.000 personas sin hogar, lo que lleva ahora al Gobierno a combinar las tareas de rescate en marcha con otras de recuperación de la zona centro del país a corto y medio plazo.
"Debemos reconstruir y eso requiere grandes cantidades de dinero", admitió Berlusconi, en declaraciones en la televisión pública, en las que también confirmó la imposición del estado de emergencia.
Una nueva ciudad
El primer ministro italiano informó de las conclusiones alcanzadas por el Consejo de Ministros extraordinario en cuanto a la asistencia inmediata y se comprometió a promover la construcción de una prácticamente nueva ciudad en L'Aquila, la localidad más afectada, en dos años. "Estamos haciendo todo lo humanamente posible", aseveró.
Asimismo, el Gobierno ordenó el despliegue de un millar de militares en las áreas afectadas, donde ya las fuerzas de seguridad han detenido a varias personas por presuntos saqueos en las zonas del desastre.
Berlusconi pidió a los ciudadanos que no vuelvan a sus casas en las próximas horas porque "podría ser peligroso".