Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno mantiene hermetismo al cumplirse un mes del secuestro de los cooperantes

El recorrido de los cooperantesCuatro
El hermetismo y la discreción dominan las negociaciones del Gobierno en el caso del secuestro de los tres cooperantes catalanes en Mauritania, del que se cumple un mes. Dicho secuestro ha sido reivindicado Al Qaeda en el Magreb Islámico con una única nota y mensaje audio a los pocos días del suceso.
Actualmente, el Ejecutivo se encuentra a la espera de un nuevo comunicado (probablemente acompañado de un vídeo con imágenes de los secuestrados) en el que Al Qaeda exprese sus exigencias para liberar a los cooperantes, y que se enmarca en la forma habitual de actuar de esta organización terrorista.
El pasado 29 de noviembre, Albert Vilalta, Roque Pascual y Alicia Gámez, cooperantes de la ONG de Barcelona, Acció Solidaria, fueron capturados a 150 kilómetros de la capital mauritania, Nuakchot, cuando viajaban en una caravana humanitaria organizada para repartir material escolar y medicinas a organizaciones de este país africano, Senegal y Gambia.
"La actuación del Gobierno"
Al día siguiente del secuestro, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ya apuntó la posibilidad de que la retención de los cooperantes era obra del grupo Al Qaeda en el Magreb, extremo que se confirmó unos días más tarde.
Desde ese momento, la discreción ha dominado las negociaciones en este caso del Gobierno con los secuestradores. Asimismo, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha expresado desde un principio que las investigaciones debían llevarse con extrema "prudencia" para no dar pistas a los raptores como se dieron a los piratas del pesquero Alakrana.