Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno baja el sueldo a los funcionarios un 5 por ciento y elimina el cheque bebé

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado una serie de medidas para reducir el déficit que contemplan una reducción de las retribuciones del personal del sector público en un 5 por ciento de media en 2010, la eliminación de la prestación por nacimiento de 2.500 euros a partir de 2011 y la rebaja de los salarios de los miembros del Gobierno en un 15 por ciento.
Así lo puso de manifiesto Rodríguez Zapatero en el Pleno del Congreso de los Diputados, donde adelantó que también se suspenderá para 2011 la revalorización de las pensiones, excluyendo las no contributivas y las pensiones mínimas y la eliminación del régimen transitorio para la jubilación parcial.
Zapatero ha afirmado que estas medidas son "imprescindibles" y procuran ser "lo más equitativas posibles" para cumplir con el compromiso de reducir el déficit a niveles más cercanos al 3 por ciento en el año 2013 y ha pedido un esfuerzo nacional para llevar a cabo esta tarea.
Según ha manifestado Zapatero, es necesario "un esfuerzo especial, singular y extraordinario" para reducir el déficit y hay que hacerlo ahora, cuando hay signos que ponen de manifiesto el comienzo de la recuperación.
Rebaja el sueldo de los funcionarios
El Gobierno va a rebajar una media del 5 por ciento las retribuciones de los empleados públicos para este año y las va a congelar en 2011.
La rebaja de los salarios será proporcional a los ingresos, es decir que afectará más a los salarios más altos y también se recortará en un 15 por ciento el sueldo de los miembros del Gobierno.
Reducción en ayuda a desarrollo
Además, el presidente del Gobierno ha anunciado que la ayuda oficial al desarrollo por parte de España se reducirá en 600 millones de euros entre el presente año y 2011.
Esta reducción adicional supondrá un recorte de 5.000 millones de euros de gasto en 2010 y de 10.000 en el siguiente ejercicio.
Todas las medidas anunciadas
- Reducción de las retribuciones del personal del sector público en un 5 por ciento de media en 2010 y congelarlas en 2011. La rebaja será proporcional a los ingresos.
- Reducción en un 15 por ciento del sueldo de los miembros del Gobierno.
- Se suspende para 2011 la revalorización de las pensiones, excluyendo las no contributivas y las mínimas.
- Eliminación del régimen transitorio para la jubilación parcial previsto en la ley 40/2007.
- Eliminación del "cheque-bebé" de 2.500 euros a partir del 1 de enero de 2011.
- Adecuación del número de unidades de los envases de medicamentos para ajustarlo a la duración estandarizada de los tratamientos. Se podrán dispensar unidosis mediante el fraccionamiento de los envases.
- Reducción del precio de aquellos medicamentos no genéricos excluidos del sistema de precios de referencia.
- La ayuda oficial al desarrollo se reducirá entre 2010 y 2011 en 600 millones de euros.
- Se prevé una reducción de 6.045 millones de euros entre 2010 y 2011 en la inversión pública estatal.
- Previsión de un ahorro adicional de 1.200 millones de euros por parte de las Comunidades Autónomas y entidades locales.
- Las solicitudes para dependencia tendrán que resolverse en seis meses y se eliminará la retroactividad.
Más impuestos para las rentas más altas
Por otra parte, Zapatero ha admitido que no descarta tomar medidas fiscales que exijan un mayor esfuerzo a las rentas más altas, cuestión que tratará con el resto de grupos parlamentarios, si bien dijo que será más complicado "con algunos".
Durante su turno de réplica en el Congreso de los Diputados, Zapatero respondió así al portavoz de ICV, Joan Herrera, que durante su intervención reclamó al Gobierno una fiscalidad más justa y progresiva para que la crisis no sigan pagándola los más débiles.