Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno defiende sus propuestas anticrisis, el PP no

Beatriz Corredor, ministra de ViviendaReuters
La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, ha afirmado que la evolución del precio de los pisos depende de las zonas y del stock que se haya acumulado en las mismas, y ha apuntado que "a una familia le da igual si una vivienda en cuarta línea de playa cuesta un 70 por ciento menos". La ministra ha apuntado que "no todas las viviendas son aptas" para que las habite una familia, por no estar en lugares con los servicios básicos fundamentales.
"Los precios tienden a valorar si hay o no hay stock. Es muy sencillo: donde hay mucha oferta el precio tenderá a bajar y donde no hay tanta oferta el precio tiende a estabilizarse", ha agregado. Según Corredor, cuando se habla de precio hay que decir "claramente de qué vivienda estamos hablando", porque no es lo mismo una localidad costera donde se ha edificado masivamente que el centro de una ciudad, donde los costes van a "empezar a repuntar".
La portavoz del grupo del Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado este martes que el documento con propuestas del Gobierno para lograr un pacto contra la crisis les aboca sólo a acuerdos puntuales, ya que huye de "soluciones generales" al plantear "medidas muy limitadas". En suma, ha dicho, que el Gobierno excluye los asuntos que el PP cree fundamentales para superar la situación económica, como la reestructuración del sistema financiero o la reforma laboral, en tanto que aborda otros que a los populares resultan insuficientes, casos de la creación de 350.000 puestos de trabajo en la rehabilitación de viviendas.
Sobre la rehabilitación de viviendas
Por otra parte, la titular de Vivienda ha defendido la iniciativa del Gobierno para impulsar la rehabilitación de inmuebles para promover la creación de empleo, y ha señalado que "la rehabilitación no es construir". En este sentido, Corredor apunta que es una actividad intensiva en mano de obra y que tendrá un impacto positivo importante en las empresas auxiliares.
Por otra parte, sobre la austeridad que se ha impuesto en la Administración del Estado ha subrayado que su Ministerio tiene una "estructura pequeña, sólo somos siete altos cargos incluida yo", y ha destacado "la utilidad para la gente" del departamento.
Corbacho se muestra optimista
El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, se ha mostrado convencido de que la gran mayoría de los grupos políticos apoyarán el impulso a la rehabilitación de viviendas que ha propuesto el Ejecutivo en el documento que envió el lunes a los grupos políticos en el marco de la negociación de grandes acuerdos económicos para superar la crisis.
El ministro ha defendido así la necesidad de hacer una "apuesta decidida" por este sector para crear empleo, tal y como contempla el nuevo documento, y ha explicado que rehabilitar significa aprovechar la ciudad ya construida y un espacio ya equipado, así como asentar a la gente en su territorio sin tener que recurrir a grandes hipotecas para mejorar su calidad de vida.
Además, ha apostado por fomentar la rehabilitación por ser además uno de los sectores en los que trabajan muchas pequeñas y medianas empresas e incluso autónomos y por tratarse de un actividad con una "alta" capacidad de empleabilidad.
Corbacho ha asegurado que no se puede ni se debe "criminalizar nunca" al sector de la construcción, aunque, a su parecer, tampoco se debe volver a convertir a la construcción, sobre todo a la construcción residencial, en el "hecho fundamental" del crecimiento económico.