Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno confía en su liderazgo en la UE pese a las críticas

Medios de comunicación internacionales, como el 'Financial Times', o países como Alemania o Reino Unido han puesto en tela de juicio las medidas que el Gobierno pretende poner en práctica durante su presidencia en la UE.
La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha sacado la cara y ha asegurado que "España está en condiciones de liderar" la salida de la UE de la crisis pese a que, más allá de los indicadores que vislumbran el inicio de la recuperación económica, "quedan meses de dificultades".
En declaraciones a TVE, De la Vega ha defendido que la crisis no tiene por qué condicionar la presidencia española de la UE, puesto que al fin y a cabo todos los países europeos se han visto afectados por ella y, más áun, cuando algunos indicadores económicos nacionales muestran una cierta recuperación.
"Nunca hemos engañado, vivimos una situación de dificultad, lo estamos reconociendo y adoptando medidas, pero hay indicadores claros y reconocidos fuera de España que indican que las medidas están haciendo efecto", explicó.
En este tono, De la Vega hizo una mención especial al problema del desempleo y aseguró que el Gobierno es "absolutamente consciente" de ello. Ahora bien, añadió que algunas de las medidas adoptadas por el Gobierno "ya están poniendo de manifiesto su cierta eficacia".
Sanciones a los países
Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, ha avanzado que España aún no ha propuesto formalmente sancionar a los países europeos que no cumplan los objetivos de la nueva estrategia económica de la UE para los próximos 10 años y que tendrá que aprobarse bajo la presidencia española del Consejo de este semestre.
En este sentido, Moratinos ha aclarado que cualquier cambio en esta materia se hará "con el consenso y la aprobación de todos" y ha insistido en que "públicamente" el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, no ha dicho que haya que acudir a mecanismos sancionadores, sino que "hay que cambiar el método de cómo se aplicaba la denominada Agenda de Lisboa", que se aprobó hace 10 años con la pretensión de convertir a Europa en la economía del conocimiento más competitiva del mundo.
Estas iniciativas ya han despertado la alarma en Alemania y Reino Unido, cuyas reticencias aumentarán si los conservadores llegan al poder esta primavera.
Los nuevos comisarios a examen
Por otra parte, los 26 comisarios del nuevo equipo de José Manuel Durao Barroso para su segundo mandato al frente del Ejecutivo comunitario se someten a partir de este lunes al examen del Parlamento Europeo.
La Eurocámara ha organizado hasta el 19 de enero una serie de audiencias públicas con el objetivo de evaluar los perfiles profesionales y las aptitudes de los designados y decidir si cumplen los requisitos necesarios para ocupar la cartera que se les ha asignado.
El candidato español, Joaquín Almunia, cuya audiencia se celebrará este martes 12, tiene garantizado el aprobado para ascender a responsable de Competencia, el departamento con más poder en el área económica, porque su trabajo como comisario de Asuntos Económicos ha sido muy bien valorado, según fuentes parlamentarias.
Otros candidatos podrían encontrarse con más problemas. Sobre todo la representante búlgara, Rumiana Jeleva, que ocupará la cartera de Ayuda Humanitaria, por los supuestos vínculos de su marido con el crimen organizado. Y también el candidato checo (Ampliación) y el húngaro László Andor (Empleo) por su pasado comunista.
En todo caso, la Eurocámara no puede pronunciarse sobre candidatos individuales, sino que sólo tiene poder para aprobar o rechazar al colegio de comisarios en su conjunto, una votación que se ha programado para el 26 de enero. Lo que sí puede hacer es forzar a Barroso a introducir cambios con la amenaza de tumbar a la Comisión en su conjunto.