Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aprueba una ley para reducir los costes del sistema eléctrico

El Gobierno aprueba una ley para reducir los costes del sistema eléctricoCuatro/ CNN+
El Consejo de Ministros ha aprobado un real decreto ley de medidas urgentes para reducir los costes del sistema eléctrico y recortar el desajuste entre ingresos regulados y costes, conocido como déficit de tarifa. El objetivo es ahorrar 4.600 millones en tres años, 1.660 millones de ellos en 2011.
Tras la reunión del Consejo de Ministros, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha indicado que el objetivo de la norma es que "todos los agentes contribuyan a la reducción del déficit de tarifa, y no sólo los consumidores". El decreto ley "evita además subidas en la Tarifa de Último Recurso (TUR) de la luz inasumibles para los hogares y la competitividad de las empresas", ya que ahora no se verán subidas tan grandes de luz como se preveían.
El Gobierno mantiene la intención de congelar en enero la tarifa de acceso de la luz, en la que se recogen los costes regulados, así como absorber, como fija la legislación, la subida registrada en los costes de la energía. Estos 1.660 millones de ahorro previstos en 2011 podrían servir para contener subidas posteriores en la tarifa de acceso.
Las líneas maestras de la reforma incluyen el establecimiento de un peaje a las generadoras de electricidad; el recorte de las horas de las que las plantas fotovoltaicas se benefician de primas; que las compañías eléctricas asuman el coste de los planes de ahorro y eficiencia energética, y la ampliación en un año, hasta 2013, del bono social, que exime de subidas en el precio de la luz a cinco millones de hogares incluidos en colectivos desfavorecidos y que sufragan las compañías.
Necesidad de racionalizar
Además, el Gobierno eleva los techos autorizados de creación de déficit de tarifa en los próximos años, pero mantiene su objetivo de que en 2013 desaparezca el desajuste. El tope de 2010 es ahora de 5.500 millones, frente a 3.000 millones, mientras que en 2011 será de 3.000 millones y en 2012, de 1.500 millones, lo que supone un aumento en estos dos ejercicios de 1.000 y 500 millones, respectivamente.
El ministro ha explicado que el Gobierno ha considerado "necesario racionalizar" los costes a la fotovoltaica y que la medida se adoptará "de forma razonable y suave, sin carácter retroactivo". De hecho, para compensar el esfuerzo hasta 2013, las plantas disfrutarán de tres años adicionales en el periodo de cobro de primas, que pasará de 25 a 28 años, lo que "garantizará la rentabilidad del proyecto", ha asegurado.
Reducción de horas
Las fotovoltaicas sufrirán un recorte en las horas con derecho a prima durante todos los años de retribución, pero entre 2011 y 2013 este recorte será mayor y se basará en casos concretos recogidos en el Plan de Energías Renovables 2005-2010.
Las horas se han reducido porque en los últimos años se ha desplomado el coste de los paneles y eso ha permitido una repotenciación que puede disparar las primas y provocar la paradoja de que más tiempo de luz solar encarezca la electricidad, en vez de abaratarla.
Peajes a eléctricas
Sobre los peajes que costearán las eléctricas, hasta ahora asumidos únicamente por los consumidores, Sebastián ha destacado que "por primera vez el Gobierno impone" este tipo de pago a estas empresas. El peaje será de 0,5 euros por megavatio hora (MWh), afectará a todos los productores y se destinará entre otras cosas a cubrir el coste de infraestructuras.
En cuanto al bono social, las eléctricas deberán financiar esta ayuda durante un año más, hasta 2013, y con ello afrontar un coste adicional de 150 millones de euros.