Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno agradece a los sindicatos su "responsabilidad" tras los anuncios de movilizaciones

El secretario general de UGT, Cándido MéndezReuters
El Gobierno ha agradecido la responsabilidad de los sindicatos en los dos últimos años después de constatar la llamada que han hecho estos últimos a las movilizaciones como consecuencia del plan de ajuste del Ejecutivo.
Las fuerzas sindicales ya han convocado concentraciones el próximo 20 de mayo, así como una huelga el 2 de junio para los trabajadores del sector público.
Tras estos primeros pasos de confrontación con el Gobierno dados por los sindicatos, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, ha reconocido las diferencias existentes con ellos en torno a las medidas para recortar el déficit público, pero se ha mostrado convencida de que el objetivo de todos es el mismo, "asegurar el bienestar presente y futuro de los españoles".
De la Vega ha agradecido a los sindicatos la responsabilidad con la que han actuado en los últimos dos años y que se mantengan en el diálogo social a pesar del disenso, y ha mostrado su deseo de que en los próximos días se pueda llegar a un acuerdo en torno a la reforma laboral.
Movilizaciones masivas
CCOO ha anunciado que prepara una movilización general en la calle y en las empresas contra el plan de ajuste del Gobierno.
Esta decisión se ha tomado tras la reunión del secretario general del sindicato, Ignacio Fernández Toxo, con los secretarios generales de federaciones y organizaciones territoriales, en la que éstos han mostrado su apoyo unánime a la huelga de empleados públicos y han reiterado la gravedad de unas medidas que, dicen, frenan la recuperación económica y quiebran la legitimidad social.
CCOO ha señalado que el Gobierno lleva al país a una situación de desastre y que está traspasando todos los límites posibles, en una dinámica que conduce a la confrontación.
Además, ha indicado que las movilizaciones se llevarán a cabo en previsión de una posible convocatoria de huelga general, que sería consecuencia de un llamamiento unitario de CCOO y UGT.
En cualquier caso, CCOO ha incidido en que esto no debe impedir que se avance hacia un rápido desenlace de las negociaciones tripartitas en las que se trata la reforma laboral.
"Máximo apoyo" al paro de los empleados públicos
Asimismo, UGT también ha manifestado su "máximo apoyo" al paro de los empleados públicos del 2 de junio y ha anunciado que analizará una "respuesta proporcionada y contundente" ante los recortes sociales anunciados por el Gobierno.
Así lo ha considerado la Comisión Ejecutiva Confederal de UGT que se ha reunido en sesión extraordinaria y que ha rechazado las medidas contra el déficit porque "entorpecen" el diálogo social y "rompen" el consenso parlamentario alcanzado en el Pacto de Toledo.
CiU pide elecciones o una moción de censura
Mientras, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antonio Duran Lleida, ha instado al grupo socialista en la Cámara Baja a que ante la "incuestionable" debilidad política de José Luis Rodríguez Zapatero promueva una moción de confianza, un adelanto electoral o un cambio de candidato a la Presidencia.
El portavoz de CiU en el Congreso ha considerado además que el líder de la oposición, Mariano Rajoy, perdería una moción de censura si la planteara, porque los grupos de izquierdas y otras formaciones apoyarían al Gobierno, y ha explicado que su grupo tampoco tiene confianza en la alternativa económica que presenta el PP.
Ha afirmado que políticamente hablando hay un antes y un después de esta semana, de la que el Ejecutivo ha salido "tremendamente debilitado" no sólo por haber sido protagonista de una reforma histórica de derechos sociales, sino también porque se ha visto obligado a hacerla porque se lo imponen desde Bruselas.
Duran ha indicado que su grupo aún no ha decidido si apoyará dichas medidas cuando lleguen al Congreso y no lo hará hasta que conozca "la letra pequeña" y ha insistido en que a CiU hay cosas que no le gustan y que hacen difícil su voto favorable como la congelación de las pensiones o la rebaja del precio de los medicamentos, que afectará negativamente a la industria farmacéutica catalana.