Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno español pide a Caracas acciones inmediatas contra Arturo Cubilla

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, mantiene la esperanza de que las peticiones del Gobierno sean atendidas, del mismo modo que ha subrayado, en la rueda de prensa conjunta en La Moncloa con el vicepresidente colombiano, Angelino Garzón, la existencia de un compromiso conjunto con Colombia, para luchar contra el terrorismo.
Por su parte el vicepresidente colombiano garantiza acceso a toda la información que pueda ser útil en la lucha contra ETA, sin embargo, no ha desvelado si en esos figuran nuevos indicios de colaboración entre las FARC y ETA. Según ha dicho, toda esa información está siendo "procesada" y "puede ser enormemente valiosa".
La portavoz del ejecutivo ha defendido que el Gobierno español "ha actuado con una posición clara, firme y muy contundente" en este asunto, desde el momento en que informó a Venezuela del auto del juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, en el que los presuntos etarras Javier Atristain y Juan Carlos Besance declaraban haber sido instruidos en Venezuela con la participación de Arturo Cubillas.
Además De la Vega ha destacado que el presidente venezolano Hugo Chávez recibió la información con una "declaración sin paliativos" de rechazo a ETA y de "plena disposición a la cooperación", si bien luego el embajador de Venezuela en España insinuó que los etarras podían haber declarado bajo presión.
Corrección tras la llamada de Moratinos
De la Vega no ha aclarado por qué el Gobierno decidió no convocar formalmente al embajador Rodríguez por aquellas palabras y ha optado por destacar que las "corrigió" ante la llamada "inmediata" del Ministerio de Exteriores. Además ha insistido, como dijo el ministro Alfredo Pérez Rubalcaba, que el Ejecutivo no tenía por qué "presuponer" que el Gobierno de Caracas tuviese conocimiento de que miembros de ETA se estaban entrenando en su territorio.
Así, ha querido subrayar que el Gobierno español está "colaborando total y absolutamente" con los jueces de la Audiencia Nacional que investigan las conexiones internacionales de ETA.