Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Aguirre presiona a Gallardón para que prescinda de Cobo

Tras unos meses de tranquilidad en las filas del Partido Popular, se ha reanudado la polémica, ante las sanciones impuestas a Manuel Cobo, vicealcalde de Madrid, por criticar a Esperanza Aguirre, y a Ricardo Costa, ex secretario general del PP de Valencia, por su implicación en la 'trama Gürtel' y por seguir considerándose secretario general del PP valenciano pese a haber sido cesado por el partido.
Este jueves, Manuel Cobo ha comparecido ante la prensa y ha confirmado que cuenta con la confianza de Alberto Ruiz-Gallardón para seguir en sus cargos actuales. En la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, Cobo ha dejado claro que en la propuesta de sanción no se plantea que deje de ser vicealcalde y portavoz del Grupo Municipal y dijo que Gallardón no le ha retirado su confianza y que su voluntad es seguir ocupando esos cargos.
Pese a anunciar que recurrirá la propuesta de sanción, Cobo ha indicado que sea cual sea la decisión final del Comité Nacional de Derechos y Garantías, "la acataré y no plantearé ningún recurso". "Siempre estaré a lo que diga Gallardón y la Dirección Nacional del partido", insistió.
El Gobierno de Aguirre presiona
No obstante, el Gobierno de Esperanza Aguirre parece no quedar satisfecho con la sanción. Este jueves, el consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, ha asegurado que si fuera alcalde de cualquier municipio no tendría como portavoz a una persona suspendida de militancia en el partido en referencia a la propuesta de sanción de un año de suspensión de militancia al 'número dos' de Alberto Ruiz Gallardón.
Sin embargo, en una entrevista a RNE, Granados ha insistido en que no le corresponde valorar la sanción propuesta por el instructor del expediente disciplinario, puesto que "está dentro de lo que marcan los estatutos como una falta grave que está sancionada entre 1 y 4 años".
No obstante, Granados ha recalcado que la suspensión de militancia "no inhabilita a nadie para ir en una lista electoral", pero añadió acto seguido que "habrá que ver cuál es el comportamiento de esta persona en el futuro".
También el portavoz regional
El portavoz del Gobierno regional, Ignacio González, también se ha referido a la propuesta de sanción de un año de suspensión de militancia en el PP de Cobo.
González ha asegurado que no hará ninguna valoración hasta que sea definitiva y sobre la inclusión de este edil en la próxima lista electoral del PP, ha explicado que cuando llegue el momento de elaborarlas, se tomará la decisión de quién va o no, pero evidentemente todo pesa".
Rajoy se lava las manos
Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha recalcado que él no va a intervenir en las decisiones que pueda adoptar el Comité de Derechos y Garantías de su partido respecto a los dirigentes Manuel Cobo y Ricardo Costa, que respeta y acata.
En declaraciones a Telecinco, Rajoy comentó que "a unos les parecerá dura y a otros les parecerá blanda".