Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gesto de un policía con un joven negro que conmueve a las redes sociales en EEUU

El gesto de un Policía a un joven negro que demuestra que la convivencia racial es posible en EEUUFacebook

Mark Ross perdió a su hermana en en accidente de tráfico en Detroit. Fue avisado en plena noche cuando estaba a más de 400 km de distancia. Sin coche, pidió a un conocido que le llevara hasta ahí. A mitad de camino fueron detenidos por conducir a 160 km/h. El policía, al saber lo sucedido, en vez de detenerlo le transportó a su destino.

En las últimas semanas Estados Unidos ha vuelto a experimentar, de nuevo, un ascenso de los casos en que agentes de Policía abatían a ciudadanos negros. Unas muertes que han provocado que la tensión haya desembocado en multitud de protestas, la mayoría de ellas pacíficas, como las de Charlotte. Sin embargo, entre todos estos trágicos hechos ha surgido un altruísta gesto de humanidad que muestra que la convivencia racial es posible.
La historia comienza en Indiana con Mark Ross, un joven afroamericano, siendo despertado por una llamada a las 3 de la mañana del pasado sábado. En ella, le comunicaban la triste noticia del fallecimiento de su hermana de tan sólo 15 años en Detroit, a 4 horas de distancia. Sin pensarlo, al no disponer de coche pide a un conocido que le lleve para darle su último adiós.
A mitad de camino, una patrulla de la Policía de Ohio, con el oficial David Robinson a la cabeza, los detiene al ir a 160 km/h. En declaraciones a Inside Edition, Mark reconoce que sabía que le iban a detener, no sólo por el exceso de velocidad, sino también porque su conductor no tenía carnet y porque sobre él pesaba una orden de arresto por un delito menor. 
Fue entonces, roto de dolor por la muerte de su hermana y al ver que no podría llegar a consolar a su madre, cuando el joven comenzó a llorar y desveló lo sucedido al agente. Ante tal sincero testimonio, en vez de detenerlo el sargento Robinson oró junto a él por su hermana y se ofreció a transportarlo más de 160 kilómetros hasta Detroit.
"Todo el mundo sabe lo mucho que me disgusta los policías, pero estoy realmente agradecido a este individuo. Me dio esperanza", escribió Mark Ross en un post de Facebook en donde relata lo sucedido. Una crónica de su doloroso viaje que ya ha sido compartido más de 120.000 veces y que ha terminado con una invitación formal de los Ross al oficial Robinson para asistir al funeral de la menor de la familia.