Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

General Motors y Magna alcanzan un preacuerdo para el rescate de Opel

El grupo automovilístico estadounidense General Motors y el fabricante canadiense de recambios Magna han alcanzado un principio de acuerdo para el rescate de su filial en Alemania Opel. Ambas partes han estado discutiendo sobre los detalles de este posible acuerdo antes de la reunión de este viernes entre los representantes del Gobierno de Alemania, de General Motors y de las empresas interesadas en entrar en el capital de Opel, así lo ha confirmado el Gobierno alemán.
A raíz de estas negociaciones, Las dos partes han estado intentando redactar un memorando de entendimiento que podría servir de base para la creación de un crédito puente por valor de 1.500 millones de euros, así como una solución de fideicomiso que proteja a Opel de los acreedores en el caso de que General Motors se declare en suspensión de pagos en Estados Unidos.
Por otro lado, el fabricante italiano de automóviles Fiat ha manifestado este viernes su intención de no acudir a la reunión convocada por el Gobierno alemán para analizar la necesidad de aportar fondos de emergencia para Opel, y aunque el grupo italiano mantiene su interés en integrarse con la firma germana, advierte de que no lo hará a cualquier precio.
El consejero delegado de Fiat, Sergio Marcchione, ha expresado el compromiso de su empresa a continuar con las negociaciones para buscar una integración con Opel y conseguir una solución estable para sus actividades industriales que satisfaga las expectativas de General Motors y del Gobierno alemán. Marchionne explica que en Fiat se han quedado "perplejos" cuando General Motors planteó el pasado miércoles una necesidad de financiación adicional de Opel por importe de 300 millones de euros.
La postura de España
El ministro de Industria, Miguel Sebastián, se ha mostrado convencido de que la fábrica de Figueruelas se verá afectada por la reducción de capacidad que se llevará a cabo tras la venta de la filial europea de General Motors. Y es que según el ministro, es "la joya de la corona" de Opel gracias a los ajustes y al esfuerzo inversor realizado en los últimos años. Ahora, a su juicio, serán otros países los que tengan que realizar estos esfuerzos de ajuste.
Sebastián no ha querido valorar en detalle el acuerdo preliminar alcanzado entre General Motors y el fabricante canadiense de recambios Magna sobre Opel. El ministro se ha limitado a señalar que "sería una buena noticia, sin duda, que ya hubiera un inversor dispuesto a hacerse cargo de la parte europea de General Motors".
Por su parte, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, condiciona cualquier ayuda a Opel al mantenimiento de los 7.500 puestos de trabajo que conforman la plantilla de la factoría de Figueruelas (Zaragoza).
"Será una cuestión que habrá que ver y siempre condicionada al mantenimiento del empleo", indicó Salgado, para añadir a continuación que el Gobierno está trabajando para mantener los puestos de trabajo.