Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón defiende su "inocencia absoluta" y la regularidad de su actuación en la investigación del franquismo

Baltasar Garzón, tras conocer la decisión del CGPJCUATRO
El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha afirmado hoy que el auto del Tribunal Supremo (TS) no entra a valorar "ninguno de los argumentos planteados por mi defensa" y ha reiterado que defiende su "inocencia absoluta" y la regularidad de su actuación en este caso.
Garzón, antes de pronunciar una conferencia en la sede de los empresarios andaluces, se ha referido de esta forma al auto del TS por el que se desestima la apelación realizada por el juez contra la imputación que se le hizo por no ser competente para investigar los crímenes del franquismo, despejando así la vía para sentarle en el banquillo por prevaricación.
"Habrá que esperar"
En declaraciones a los periodistas en Sevilla, el juez ha reconocido que no ha leído aún el auto, pero, por lo que le ha comentado su abogado, en el mismo no se entra a valorar ninguno de los argumentos que planteaba su defensa.
"Creo que era un recurso muy fundamentado, con argumentos de fondo, de forma, con alegación de jurisprudencia internacional y, por tanto, eso al parecer no ha sido valorado hasta el momento", ha añadido el juez.
En su criterio, el Supremo ha entendido que todavía no es el momento de hacer esa valoración, algo que en su opinión "tendrá que hacerse" y para lo que "habrá que esperar".
Tras indicar que los próximos días el instructor tendrá que pronunciarse sobre estos asuntos, Garzón ha insistido en defender su inocencia absoluta, algo que viene manteniendo "desde el primer día" y ha dicho que confía en que esto "quede bastante claro".
Asume la situación
Ha reconocido que asume la situación "no con agrado, aunque no me queda más remedio" y ha añadido que tiene claro cuál ha sido su acción y su actuación: "se trata de la interpretación de unas normas que son defendidas no solo por mí, sino por muchos otros juristas".
El juez, que ha mostrado todo su apoyo a las víctimas del franquismo, ha dicho que es posible que a algunos les gustaría verle sentado en el banquillo, pero ha agregado que los jueces son como cualquier otro ciudadano, deben cumplir las normas porque la aplicación de la ley es igual para todos.
"A mí me toca estar en esta posición ahora y, aunque creo que no es la que debería tener, la asumo, la defenderé y demostraré que la inocencia es siempre lo que ha presidido mi actuación".
El auto no entra en el fondo del asunto
La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha rechazado el recurso que interpuso el juez Garzón contra el auto dictado el pasado mes de febrero por el magistrado de este órgano Luciano Varela en el que se exponían los motivos para sentarle en el banquillo por una presunta prevaricación al investigar las desapariciones durante el franquismo.
Esta resolución, cuyo ponente ha sido el magistrado Adolfo Prego, no entra en el fondo del asunto, es decir, en la decisión sobre si Garzón debe ser o no finalmente juzgado, sino que se limita a señalar que no hay motivos que invaliden los argumentos iniciales del magistrado Varela.
Ello supone un paso más en el primero de los procedimientos abiertos contra Garzón en el Tribunal Supremo. Ahora, el instructor Varela podrá dictar un auto de procesamiento contra el juez, si bien antes tiene que resolver sobre la petición de pruebas solicitadas por Garzón en su defensa.
En su auto del pasado mes de febrero, Varela incluía valoraciones de calado contra el juez , como la que señala que el examen de las actuaciones "ha revelado, como hecho probable, que el magistrado querellado actuó con la finalidad de eludir la decisión del legislador sobre el régimen de localización y exhumación de víctimas de los horrendos crímenes del franquismo, sabiendo que éstos habían sido objeto de amnistía por las Cortes democráticas de España, cuya voluntad decidió conscientemente ignorar u orillar".
Tal hecho puede constituir un delito de prevaricación del artículo 446.3 del Código Penal, según Varela, que añadía que en ese momento no procedía adoptar la decisión de seguir la fase de preparación del juicio oral, lo que sí puede acodar ahora.