Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El G20 sustituirá al G8 como principal foro económico mundial

El G20 ha iniciado en Pittsburgh (EEUU) su tercera cumbre de jefes de Estado, determinado a avanzar en una nueva regulación financiera mundial, no retirar de momento los planes de estimulo y consolidarse como un grupo de decisión internacional.
De hecho, una de las primeras decisiones de la reunión ha sido reforzar la propia existencia del G20, un grupo que comprende a países industrializados y emergentes y que, hasta que saltó la crisis financiera hace un año, no había tenido ningún protagonismo.
El organismo se convierte así en órgano permanente de coordinación económica internacional, en detrimento del G8, el grupo que tradicionalmente había abordado estas tareas.
Mantener los estímulos
Los líderes mundiales han decidido, además, mantener, de momento, los planes de estímulo acordados con motivo de la crisis financiera, al menos hasta que se acredite con seguridad el fin de las turbulencias económicas. Esta propuesta forma parte de un borrador distribuido entre los participantes del foro.
Las grandes potencias y los países en vía de desarrollo apuestan también por colaborar y trabajar juntos cuando llegue el momento de retirar las iniciativas económicas extraordinarias. Además, han acordado dar pasos para contener los excesos empresariales como los que derivaron en la crisis financiera global, así como cooperar para incrementar los niveles de capital de los bancos, apunta el borrador.
Por otra parte, el G20 podría acordar retirar paulatinamente los subsidios al petróleo y otros combustibles fósiles con la intención, "a medio plazo", de reforzar las energías limpias.
Más participación a los menos representados
El G20 ha decidido también ceder un cinco por ciento de su voto en el Fondo Monetario Internacional (FMI) a los países que cuentan con poca representación en el organismo, según han confirmado fuentes de los países miembros.