Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fugado de una prisión mauritana un miembro de AQMI condenado a muerte

Un mauritano presunto miembro de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), Cheij Uld Saleck, se fugó en la noche del jueves de la Prisión Central de Nuakchot, según ha informado el portal mauritano 'Cridem', que cita fuentes del aparato de seguridad.

El preso colocó un coche bomba que pretendía acabar con la vida del presidente mauritano, Mohamed Uld Abdelaziz.
El reo "fue visto por última vez el jueves a mediodía por otros internos, y fue su ausencia de la oración vespertina lo que alertó a otros presos salafistas, que comenzaron a buscarlo y hallaron su celda cerrada", ha explicado la fuente.
Uld Saleck participó en el plan por el que AQMI trasladó hasta Nuakchot en febrero de 2011 tres coches con explosivos con la intención de "asesinar al presidente Abdelaziz", según un comunicado de la propia AQMI.
Uno de los coches logró llegar a las afueras de Nuakchot con tres ocupantes a bordo, pero fue interceptado por el Ejército. Otro coche desapareció y los el tercero fue localizado y sus ocupantes detenidos. Uno de los arrestados era Uld Saleck.
La desaparición de este "peligroso" preso ha puesto en alerta a las autoridades, que han movilizado a las fuerzas de seguridad y han abierto una investigación para esclarecer la fuga.
Más de una treintena de yihadistas, incluidos varios condenados a pena de muerte, están internados en la Prisión Central de Nuakchot. Los presos más peligrosos están en un prisión-guarnición situada en el norte del país.