Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia planea prohibir los móviles en los colegios por riesgos para la salud

El peligro del móvilReuters
Las autoridades sanitarias francesas estudian prohibir el uso de teléfonos móviles en las escuelas de primaria por los posibles riesgos para la salud de los menores.
De momento, es una medida en estudio, a la espera del informe sobre los efectos de las ondas que emiten estos aparatos que elaborará la Asociación francesa de seguridad sanitaria del medio ambiente y el trabajo (Afsset), según informa el diario "Le Monde".
Mientras no se conozcan las conclusiones de ese estudio, "la prioridad del Gobierno" francés será la aplicación del principio de precaución, según la secretaria de Estado de Ecología, Chantal Jouanno.
Algunas propuestas
Las escuelas de primaria francesas tendrán, de momento, libertad para prohibir o no el uso de teléfonos móviles, aunque las asociaciones medioambientales y de defensa de los consumidores recomiendan que, al menos, deben limitar al máximo su utilización y, especialmente, entre los menores de 12 años.
Algunas de esas asociaciones proponen a los operadores que ofrezcan servicios específicos para los más pequeños como, por ejemplo, una oferta exclusiva de mensajería de texto, es decir, proveer teléfonos sin servicio de voz, con los que los niños solo puedan enviar y recibir mensajes.
Otra de las propuestas consistiría en hacer obligatorio el uso de cascos para hablar con teléfonos especialmente creados para funcionar exclusivamente con el sistema de "manos libres".
Son iniciativas surgidas tras los debates celebrados en una mesa redonda, bajo el título de "Radiofrecuencias, salud y medio ambiente", que reunió a representantes de asociaciones de consumidores, de operadores de telecomunicaciones, y dirigentes políticos, incluida la ministra de Sanidad, Roselyne Bachelot.