Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fracaso madridista

El Madrid, eliminado de la Copa del ReyCUATRO
El Madrid vuelve a caer contra un Segunda B. Gran partido del equipo de Anquela. Pellegrini se condenó al sustituir a Lass. El gol, de Van der Vaart.
Desde que el Madrid perdió la final de Copa en 2004 hay algo que no termina de funcionar y que no arreglaron las dos Ligas conseguidas desde entonces. Se trata de un deterioro profundo, diría que filosófico. Es un hecho que el club ha perdido algo que le castiga tanto como eleva a sus rivales. Sólo así se puede explicar que en dos años consecutivos y con diferentes presidencias y direcciones deportivas haya sido eliminado de la Copa por equipos de Segunda B. Hay algo que falla y que perdura.
No obstante, hay más problemas que los filosóficos. Ocho de los once futbolistas que saltaron ayer al campo formaban parte de la plantilla de la pasada temporada. Sólo tres (Arbeloa, Albiol y Kaká) representaban el nuevo proyecto. Y no pretendo señalar nombres (jugaron mal unos y otros), sólo mayorías. Es difícil cambiar el espíritu de un grupo desde el 27%. Si fue culpa de Pellegrini prescindir de Granero y no convocar a Xabi y Benzema, los otros emblemas de la renovación, las culpas se reparten con Valdano y Pardeza a la hora de considerar apta una plantilla de mayoría reincidente.
Pero no quisiera continuar sin hablar del Alcorcón, sin rendirle homenaje, sin destacar que en lo suyo no hay nada de fortuito. Ese equipo no se ha encontrado con un billete en el suelo, ni tampoco se podrá decir que ha tenido el arrebato de valentía e inspiración que nos atrapa, de tanto en cuanto, a las personas normales. No. El Alcorcón ha forjado su suerte con trabajo, talento y entusiasmo, seguramente por ese orden.