Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fomento lanza un plan que movilizará 17.000 millones para construir AVE y carreteras

El ministerio de Fomento ha lanzado este miércoles un Plan Extraordinario de Infraestructuras que supondrá movilizar en colaboración con la iniciativa privada 17.000 millones de euros para acelerar y adelantar la construcción de líneas ferroviarias de Alta Velocidad (AVE) y de carreteras en los ejercicios 2010 y 2011.
Se trata del mayor plan de estas características de la histórica por su volumen de inversión, el grado de implicación del capital privado y el número de proyectos que implicará, según destacó el departamento que dirige José Blanco.
Del volumen total de inversión, más de un 70 por ciento se destinará a proyectos ferroviarios y el 30 por ciento restante a carreteras. Asimismo, más de la mitad del presupuesto total corresponde a obra nueva y, el resto, a conservación y mantenimiento.
El plan, presentado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, está diseñado para que el Estado no tenga que aportar importe alguno hasta 2014, fecha en que está previsto que comiencen a ponerse en servicio los proyectos que incluirá.
Así, serán las constructoras y entidades financieras (tanto privadas como el BEI y el ICO) las que adelantarán la inversión para construir las infraestructuras, que posteriormente el Gobierno les devolverá mediante el pago anual de un canon.
Fomento garantiza la financiación de este plan de colaboración público privada, dado que asegura contar ya con el respaldo del sector de la construcción y financiero. Para ello, en los próximos días firmará convenios con el ICO, el BEI, la AEB y la CECA.
Con la puesta en marcha de este programa, el Ministerio busca complementar y reforzar la inversión en obra pública presupuestaria, adelantar la construcción de infraestructuras y fomentar la actividad económica con la consiguiente creación de empleo tanto a corto como a largo plazo. Se prevé que esta iniciativa puede generar hasta 400.00 puestos de trabajo.
Zapatero asegura que el plan no supondrá costes adicionales

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado que la inversión prevista en el Plan Extraordinario de Infraestructuras no supondrá costes adicionales y respeta la contención del gasto público prevista por el Ejecutivo.
Zapatero, que ha presentado el plan en la estación ferroviaria de Madrid-Chamartín, ha destacado la fórmula de colaboración público-privada, que supone un "enfoque innovador" y la "mayor estrategia diseñada en la historia".
El jefe del Ejecutivo ha indicado que este plan no supone "déficit", porque esta inversión la asumirán en una primera fase las empresas constructoras, concesionarias y las entidades financieras, que participarán posteriormente en los beneficios a partir de 2014 y por un periodo dilatado de tiempo.
La inversión anunciada por el presidente del Gobierno para este Plan contempla un total de 17.000 millones de euros, de los que 11.000 serán para licitaciones de obras hasta 2011, y los 6.000 restantes para mantenimiento y conservación de las infraestructuras.
El presidente ha hecho hincapié en su discurso en que los proyectos de infraestructura son de diferente tamaño y que por ello van a permitir que puedan participar en ellos empresas de distinta capacidad, desde las grandes a las medianas y pequeñas.
Zapatero ha aludido a la importancia que están tomando las empresas vinculadas con el sector de las infraestructuras que "cada vez tienen más trascendencia internacional", como demuestra que desde 2004 hayan multiplicado por 5 su contratación exterior, o que en 2009 hubiesen sido mayoría entre las diez mundiales en materia de concesiones.
Zapatero ha hecho un guiño a las entidades financieras, destacando que han evolucionado demostrando su "rigor" y añadió que "gracias a ello "han resistido la crisis mejor que las de otros países".
La colaboración público-privada permitirá a España, según el presidente, seguir estando en cabeza de los países europeos en materia de infraestructuras, consolidando una red más amplia y moderna.
Actualmente España cuenta con 14.000 kilómetros de autovías y autopistas, situándose en el segundo lugar de Europa por detrás de Alemania, aunque Zapatero ha indicado que en 2010 "nos vamos a convertir en el primer país europeo".
Algo que también ocurrirá con la alta velocidad ferroviaria, ya que con los 1.600 kilómetros actuales, España está en segundo lugar en Europa por detrás de Francia, puesto que le quitará a finales de 2010.
Con este nuevo plan se adelanta la cohesión territorial y se incrementa la igualdad de rentas, tras realizar, según Zapatero, un esfuerzo "necesario" con el que nadie puede competir en Europa, solucionando así "decenios de retraso que hemos tenido en esta materia".