Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fariñas pide denunciar su "inminente asesinato" ante el Consejo de Seguridad de la ONU

El periodista opositor cubano Guillermo Fariñas, en huelga de hambre y sed desde el pasado 24 de febrero, ha pedido a todos los gobiernos del mundo, "incluido España", denunciar ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas su "inminente asesinato", así como la muerte del preso político Orlando Zapata Tamayo, como "un crimen de lesa humanidad".
"Lo que pido es a todos los gobiernos democráticos y a los parlamentos del mundo que lleven el asesinato de Zapata y el inminente asesinato mío como crimen de lesa humanidad ante el Consejo de Seguridad para que éste se pronuncie", ha dicho Fariñas.
El objetivo, explica el disidente, es que el Consejo de Seguridad "emita una condena" contra el Gobierno de Raúl Castro y "todos sus cómplices", pero "no para proteger nuestras vidas, sino para que no se pierdan otras vidas" como la de los 26 presos políticos que, según Fariñas, se encuentran en delicado estado de salud.
El estado de salud de Fariñas, "grave pero estable"
Fariñas, de 48 años, comentó desde su cama en el Hospital Arnaldo Milián Castro, en la provincia de Villa Clara, que espera que "todos los gobiernos democráticos del mundo con una oposición tolerada" se sumen a estas iniciativas y respalden la labor de los disidentes, la cual, ha sido "criminalizada" por el régimen castrista que gobierna en la isla desde hace más de 51 años.
Sobre su estado de salud, Fariñas ha comentado que los médicos le han dicho que está "grave pero estable", aunque le han advertido que "ha bajado el nivel de azúcar en el cerebro" por lo que temen que pueda "quedar de por vida en estado vegetativo".
"Morir con dignidad"

Mientras, Raúl Castro ha dicho que al "igual" que Zapata, muerto el 23 de febrero tras 85 días de huelga de hambre, con Fariñas "se está haciendo lo posible por salvarle la vida". Sin embargo, ha advertido de que si no modifica su actitud autodestructiva, será responsable, junto a sus patrocinadores, del desenlace que tampoco deseamos".
Ante estas palabras, que el propio Fariñas escuchó desde su cama en el hospital, el periodista disidente ha considerado que "ahora más que nunca hay que mantener la huelga de hambre" porque las declaraciones del mandatario cubano constituyen "un desafío a los opositores pacíficos, exiliados y presos políticos". "Vamos a aceptarle el reto a Raúl, vamos a morir con dignidad", ha expresado.