Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallecen 5 militares al intentar desactivar varias minas anticarro

Los cinco militares muertos en un accidente en Hoyo de Manzanares (Madrid) fallecieron al hacer explosión "varias" minas anticarro que intentaban destruir durante un ejercicio de desactivación de explosivos, han informado fuentes de Defensa.
Los militares fallecidos, que formaban parte de una unidad de desactivación, trabajaban en un ejercicio habitual para la destrucción de minas anticarro, previamente desactivadas y sin detonador, cuando se produjo la explosión.
Tres suboficiales y dos cabos han muerto y otros tres han resultado heridos, dos de gravedad, tras la explosión accidental de un artefacto durante unas prácticas en la Academia de Ingenieros de Hoyo de Manzanares (Madrid), que alberga el Centro Internacional de Desminado.
Tras la explosión se han activado todas las medidas de seguridad en el recinto militar, al que ha acudido la ministra de Defensa, Carme Chacón, quien ha calificado la explosión como de "gran magnitud".
Tenían experiencia en misiones exteriores
Los cinco militares fallecidos habían participado en misiones internacionales y tenían entre 25 y 44 años, según las identidades facilitadas por el Ministerio de Defensa.
Uno de los fallecidos era Sergio Valdepeñas Martín Buitrago, sargento primero del Ejército de Tierra, de la brigada acorazada número 12 de El Goloso (Madrid). Nacido el 8 de enero de 1976 en Madrid y soltero, el sargento primero estuvo destinado en misiones internacionales como ISAF (Afganistán), UNIFIL (Líbano), Bosnia y Kosovo.
Mario Hernández Mateo, era sargento del Ejército de Tierra de la brigada acorazada número 12 de El Goloso (Madrid), nació en Madrid el 10 de octubre de 1977, era soltero, y estuvo destinado en misiones internacionales como Kosovo, ISAF (Afganistán) y Bosnia.
También destinado en El Goloso, Miguel Ángel Díaz Ruiz, era cabo del Ejército de Tierra. Nació en Salamanca el 12 de abril de 1985, estaba soltero y estuvo destinado en UNIFIL (Líbano) y Kosovo.
Víctor Manuel Zamora Letelier, sargento primero de Infantería de Marina de la Armada estaba destinado en la Brigada de Infantería de Marina. Nació el 12 de octubre de 1966 en Chile, de nacionalidad española y soltero, con una hija, ha participado en misiones internacionales como UNIFIL (Líbano) y Bosnia.
Javier Muñoz Gómez, cabo primero de Infantería de Marina de la Armada estaba destinado en la Brigada de Infantería de Marina. Nació en San Fernando (Cádiz) el 28 de junio de 1974 y casado, con una hija, ha participado en misiones internacionales como Bosnia-Herzegovina, Líbano y Haití.
Según la Armada, estos dos últimos pertenecían al Grupo Especial de Desactivación de Explosivos (GEDE) que, junto con el resto del personal de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina FIMEX LH IV, estaba concentrado en la base de El Goloso de cara a su próximo despliegue en el Líbano.
"Los mejores expertos"
La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha confirmado en la Academia de Ingenerios de Hoyo de Manzanares, que los cinco militares fallecidos este jueves por la mañana en una explosión estaban realizando un ejercicio de desactivación de explosivos y ha asegurado que entre ellos estaban "algunos de los mejores expertos" en esta materia de las Fuerzas Armadas. Además, hay tres heridos, de los que dos se encuentran en estado grave.
En declaraciones a los medios, la ministra ha explicado que se ha producido "una explosión de gran magnitud" cuando los militares llevaban a cabo un ejercicio de instrucción con vistas a participar en el próximo relevo de las Fuerzas Armadas españolas en la misión que la ONU desarrolla en Líbano. "Se preparaban para salvar vidas en Líbano cuando han perdido las suyas", ha dicho.
El más grave en maniobras en la última década
Este accidente es el más grave registrado durante el desarrollo de maniobras militares en las Fuerzas Armadas en la última década, junto al que tuvo lugar en marzo de 2003, cuando otros cinco militares murieron al estrellarse en Villanueva de los Infantes (Valladolid) un helicóptero del Ejército de Tierra.