Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos dicen que el futuro de la reconstrucción tras cáncer de cabeza y cuello es la impresión en 3D

Expertos en cirugía plástica, reparadora y estética han asegurado, con motivo de la celebración del Congreso de Residentes sobre Cirugía Reparadora, organizado por la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), que el futuro de la reconstrucción tras cáncer de cabezo y cuello pasa por el desarrollo de las técnicas de imagen y la impresión 3D.
Y es que, estos tumores se caracterizan asimismo por su condición altamente destructiva y discapacitante. Por ello, además de su adecuado tratamiento, suelen requerir de su extirpación, con la consiguiente reconstrucción de las zonas afectadas. Esta reconstrucción, de acuerdo con los protocolos clínicos mayoritarios en los países de nuestro entorno, debería realizarla un cirujano plástico reparador.
Sin embargo, en España son pocos los Servicios de Cirugía Plástica que practican de manera cotidiana cirugías de cabeza y cuello, que son realizadas también por cirujanos maxilofaciales y especialistas en Otorrinolaringología.
Por este motivo, durante el congreso se van a analizar las técnicas más novedosas en el abordaje de este tipo de tumores, como la reconstrucción de cráneo con colgajos y materiales sintéticos o la cirugía de base de cráneo, que resulta de especial complicación porque, en ocasiones, implica al cerebro y las meninges.
Las técnicas quirúrgicas empleadas tras la extirpación de tumores en cabeza y cuello han evolucionado en los últimos años hacia lo que los especialistas en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora denominan 'reconstrucción like to like', es decir, aquella que persigue la obtención de los resultados más naturales posibles sin abandonar la funcionalidad.
"En este sentido, una de las técnicas más innovadoras es la que se realiza con colgajos de perforantes, pues permite obtener, de otra parte del cuerpo del paciente, la porción de músculo, piel o hueso idónea para la zona a reconstruir, dejando apenas secuelas en la zona donante", ha explicado el jefe de Sección de Cirugía Plástica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid y director de esta jornada, José María Lasso.
También han supuesto un gran avance las innovaciones en las técnicas de imagen, ya que, por ejemplo, en las reconstrucciones de maxilar o mandíbula, los moldes tridimensionales permiten que el cirujano sepa, antes de entrar en quirófano, dónde seccionar el tejido óseo y cómo colocar la placa de reconstrucción para obtener un resultado más armónico anatómicamente.
"Gracias a la impresión 3D, en el laboratorio nos pueden proporcionar moldes de fragmentos de hueso de metacrilato u otro material aloplástico totalmente iguales al cráneo o a la zona que vamos a intervenir, lo que nos permite ensayar antes de la operación y afinar con el resultado", ha zanjado Lasso.