Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Evo Morales consigue que se apruebe la ley por la que se puso en huelga de hambre

El partido del presidente boliviano, Evo Morales, aprobó en primera instancia, en una sesión parlamentaria confusa y con parte de la oposición ausente, la ley de régimen electoral para celebrar los comicios del próximo 6 de diciembre.
El vicepresidente del país y presidente del Congreso,Álvaro García Linera, convocó de forma sorpresiva a la votación, que se produjo a mano alzada y proclamó la aprobación mayoritaria de la ley con la participación de los legisladores oficialistas.
Según un boletín de prensa de la Cámara de Diputados, la norma fue aprobada "de manera sorpresiva" en primera instancia -que aún no es definitiva- después de más de 25 horas de debate, provocando el rechazo de los opositores que se encontraban en la sesión.
La aprobación se produjo horas después de que el presidente Morales, junto a varios dirigentes sindicales, iniciara una huelga de hambre para exigir a los congresistas la sanción de la norma.
Estrategia "sucia"
Muchos de los opositores habían salido del pleno de la Cámara de Diputados cuando se produjo la votación y, al retornar, varios calificaron la estrategia de "sucia" e insultaron a García Linera.
En una primera votación, los oficialistas aprobaron su propio proyecto de ley, pero después se efectuó una segunda consulta para validar una nueva versión de la ley que contenía modificaciones pactadas con parte de la oposición.
Esta segunda votación se realizó, tras la decisión de buena parte de la oposición de abandonar el hemiciclo en protesta por el desarrollo de la sesión que se mantuvo, no obstante, con quórum.
A continuación, se procederá a una segunda fase de aprobación en detalle, artículo por artículo.
Altercados
La sesión, transmitida por televisión, se ha desarrollado de forma accidentada y con amagos de pelea y altercados como la rotura de una puerta del hemiciclo e insultos graves a García Linera mientras se realizaba la comprobación individual de la votación oficialista.
Varios líderes opositores del Congreso, entre ellos el presidente del Senado, Oscar Ortiz, abandonaron la sesión con la intención de dejarla sin quórum, en medio de insultos de seguidores de Morales, que ingresaron hasta el hemiciclo parlamentario.
Aún no se conocen los acuerdos negociados, pero las principales discrepancias están referidas a la validez del padrón electoral, los escaños para grupos indígenas y la posibilidad de que voten por primera vez los bolivianos residentes en el exterior.