Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Eurogrupo pide a España más medidas de recorte a partir de 2011

Los ministros de Economía de la eurozona han recomendado a España y Portugal que preparen medidas de ajuste adicionales para 2011 y los años siguientes con el objetivo de garantizar la reducción del déficit y de la deuda que exige la UE y calmar a los mercados. La Comisión ha pedido a los dos países avances rápidos en la reforma del mercado laboral y del sistema de pensiones.
El Eurogrupo ha realizado un examen preliminar de los nuevos planes de consolidación que se habían exigido a Madrid y a Lisboa para estabilizar el euro. En el caso de España, las medidas pretenden reducir el déficit un 0,5% adicional este año, lo que equivale a 5.000 millones de euros, y un 1% en 2011 (10.000 millones). Incluyen un recorte del 5% en el salario de los funcionarios desde el verano y una congelación de la mayoría de las pensiones, así como la supresión del cheque-bebé.
Tanto las iniciativas adoptadas por España como las que ha tomado Portugal son "significativas y audaces" y "contribuirán sin ninguna duda a estabilizar el nivel de deuda", según el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.
No obstante, los países de la eurozona han coincidido en que "será necesaria una consolidación adicional más allá de 2011, así como más progresos en las reformas estructurales" por parte de Madrid y Lisboa, ha resaltado Juncker.
"Los dos países se han comprometido a tomar acciones en este sentido. Los dos países están también trabajando en medidas adicionales, si son necesarias, para alcanzar los objetivos de déficit en 2011", ha asegurado el presidente del Eurogrupo.
"Se necesita hacer más"
Por su parte, el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha explicado que los nuevos objetivos de déficit que se han fijado España y Portugal son "adecuados" y ha elogiado "el compromiso de los dos Gobiernos de hacer todo lo necesario para adoptar medidas suficientes para lograr estos objetivos".
También ha destacado que los dos Gobiernos "han anunciado o anunciarán reformas estructurales sustanciales". "Se necesita hacer más, y sólo puedo animar a los dos países a proseguir las reformas estructurales, por ejemplo en el mercado laboral y en los sistemas de pensiones, con la determinación audaz que se necesita en una situación muy sensible".
El Ejecutivo comunitario se reserva su dictamen final sobre las medidas de ajuste españolas y portuguesas para el próximo 15 de junio, según ha explicado Rehn. Los ministros de Economía de la eurozona volverán a examinar la situación en España y Portugal durante su reunión de julio basándose en esta opinión de la Comisión.
Salgado descartaba que se pidieran más medidas
Antes de entrar a la reunión, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, se había mostrado convencida de que el resto de países de la UE considerarían suficiente el plan de ajuste aprobado por España para reducir el déficit, y no reclamarían nuevas medidas de consolidación fiscal ni reformas estructurales más allá de la reforma laboral y la reestructuración de las cajas.
"Yo creo que todos los países han dado apoyo a las medidas que tomamos España y Portugal y espero que hoy también sea así", dijo Salgado en declaraciones a la prensa a la entrada de la reunión del Eurogrupo.
Al ser preguntada por si creía que los socios comunitarios pedirían a España más reformas, Salgado destacó que "las reformas que tenemos en este momento sobre la mesa son reformas importantes".
"La del mercado del trabajo, desde luego, pero también el final de la reforma del sector financiero, la reestructuración de las cajas de ahorros, así es que yo creo que con esas dos reformas estaremos bien", dijo la vicepresidenta Económica.