Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Euribor cierra diciembre en el nivel del 1,242 por ciento

El Euríbor, tipo de interés al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España, ha cerrado diciembre en el nivel del 1,242 por ciento, con lo que rompe catorce meses continuados de descensos al superar ligeramante el nivel de noviembre, que se situó en 1,23 por ciento.
A pesar del leve repunte con el que el indicador despide el año, el Euríbor continúa en niveles mínimos históricos y se coloca 2,21 puntos porcentuales por debajo del nivel de diciembre de 2008 (3,45 por ciento). La tasa diaria se ha situado este jueves en el 1,248 por ciento, con lo que elevó en 0,001 milésimas la registrada ayer (1,247por ciento) y se sitúa en el nivel más alto alcanzado en el mes, junto al pasado 15 de diciembre, en el que también fue del 1,248 por ciento.
Sin embargo, el repunte del Euríbor en diciembre no impedirá que los consumidores que tengan que revisar su hipoteca se encuentren con una bajada sustancial de su cuota. En concreto, los consumidores se ahorrarán unos 120 euros al mes y unos 1.400 euros al año.
Con una hipoteca media de unos 120.000 euros, a un periodo de 25 años y con un diferencial del 0,80 por ciento aplicado al Euríbor de diciembre (1,242 por ciento), los usuarios pagarán unos 510 euros al mes, frente a los 630 euros que pagaban en el mismo mes de 2008, cuando el Euríbor se encontraba en el 3,45 por ciento, aunque el diferencial que aplicaban los bancos era menor y rondaba el 0,50 por ciento.
Los consumidores con una hipoteca de revisión semestral notarán una rebaja menor, de unos 20 euros al mes y unos 264 euros al año, ya que el Euríbor de junio también se encontraba en niveles mínimos (1,610 por ciento) y registra una diferencia mínima con respecto a diciembre.
El motivo del repunte mensual del Euríbor se debe, principalmente, a la gran volatilidad que ha caracterizado el comportamiento diario del indicador en los últimos meses, que contrasta con la estabilidad de verano. El índice es incapaz de sumar ya varias semanas de descensos continuadas y, por contra, registra grandes oscilaciones diarias.
Además, aunque las tensiones en el mercado interbancario no han vuelto a aparecer, el indicador ya descuenta la retirada de las medidas anticrisis, una subida de tipos el próximo año y una situación financiera más díficil ante los requerimientos de capital, por lo que ya se está acomodando a este nuevo escenario.