Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España es el segundo país de la OCDE más afectado por la crisis

España aparece como la segunda economía más afectada por la crisis entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) al ver recortado un 10,6 por ciento el crecimiento potencial de su PIB, sólo superado por el retroceso del 11,8 por ciento sufrido por Irlanda, mientras que la caída media de los países de la organización se calcula en el 3,1 por ciento, según refleja un informe sobre reformas económicas publicado por la institución con sede en París.
En concreto, la OCDE calcula que el impacto de la crisis sobre el empleo restará a España un 8,4 por ciento de PIB potencial, mientras que un retroceso del 2,1 por ciento corresponde al efecto de la crisis sobre los costes de capital. Por contra en el conjunto de la OCDE el impacto sobre el empleo resta el 1,1 por ciento del crecimiento potencial, mientras que los costes de capital reducen un 2 por ciento esta magnitud.
Asimismo, en el caso de España e Irlanda, la institución internacional, conocida como el 'Club de los países desarrollados', señala que el efecto negativo de la crisis sobre el empleo incluye una considerable reducción de la población activa como consecuencia del cambio en la tendencia de los flujos migratorios.

"Existe una enorme diversidad del impacto esperado sobre el PIB potencial entre los países como reflejo de las diferencias parciales en las dimensiones del 'shock' y de las políticas estructurales", apunta la institución, que, sin embargo, precisa que "aunque la crisis dejará a los países de la OCDE más pobres de lo que hubieran sido, el crecimiento no debería verse afectado a largo plazo por la crisis".
En este sentido, la OCDE pronostica un impacto negativo del 2,4 por ciento para EEUU y del 2,9 por ciento para Reino Unido, mientras en el caso de Francia el retroceso será del 2,8 por ciento y del 3,9 por ciento en el caso del PIB potencial de Alemania. Por su parte la organización observa un efecto negativo del 4,1 por ciento sobre el PIB de Italia y del 3,6 por ciento sobre el de Grecia, mientras que en el caso de Portugal el impacto será del 2,7 por ciento.
Se han evitado los errores del pasado
Por otro lado, la institución subraya en el informe que los países de la OCDE han evitado los principales errores estructurales cometidos en crisis anteriores, como el proteccionismo en los años 30 o las teorías laborales 'malthusianistas' de los años 70, mientras que la apuesta por medidas de impulso al I+D y al desarrollo de infraestructuras y el 'crecimiento verde' contribuirán a paliar los efectos a largo plazo de la crisis sobre la riqueza y el nivel de vida.
No obstante, la OCDE advierte de que persisten algunos riesgos, especialmente en el caso del paro, que podría mantenerse elevado durante algún tiempo, mientras los gobiernos se enfrentan a presiones para mantener o introducir medidas que reducirán la fuerza laboral necesaria. Asimismo, dependiendo de los ajustes en el gasto y los ingresos fiscales, la "muy necesaria" consolidación fiscal podría afectar los niveles de ingresos a largo plazo.
"La urgencia de reformas estructurales se ha reforzado por la crisis", afirma la institución, que hace hincapié en la necesidad de reformar la regulación financiera, así como de otras áreas que podrían impulsar la recuperación y ayudar a consolidar las cuentas públicas de manera que se proteja el crecimiento a largo plazo y reduzcan los actuales desequilibrios.