Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España saldrá de la recesión en el segundo trimestre

En todo caso, el Ejecutivo comunitario alerta de que "cualquier retraso en la aplicación de los ambiciosos planes de consolidación fiscal previstos por el Gobierno podrían dañar la confianza interna y externa, lo que tendría efectos negativos en la economía real". Pese a la salida de la recesión, España será la única gran economía de la UE que se contraiga este año (-0,4 por ciento del PIB, una décima más de lo que prevé el Gobierno), mientras que en 2011 la recuperación será débil (0,8 por ciento, frente al 1,8 por ciento que espera el Ejecutivo español). La Comisión ha revisado una décima al alza la previsión de crecimiento para España este año pero ha rebajado en dos décimas el pronóstico de 2011.
Además, el paro seguirá subiendo desde una media del 18 por ciento de la población activa en 2009 hasta el 19,7 por ciento este año y el 19,8 por ciento en 2011. No obstante, según la última encuesta de población activa, el paro supera ya ahora el 20 por ciento. Bruselas alerta de que "la alta segmentación en el mercado laboral puede provocar, como en el pasado, un importante incremento del paro de larga duración, reduciendo así el potencial de crecimiento de la economía española".
Bajada del déficit
El déficit público, que se disparó al 11,2 por ciento del PIB el año pasado debido al aumento del gasto público para atenuar los efectos de la crisis y a la disminución de los ingresos, se reducirá muy lentamente hasta el 9,8 por ciento este año y el 8,8 por ciento en 2011, lo que pone en riesgo la exigencia de Bruselas de volver a situarse por debajo del umbral del 3 por ciento en 2013. También la deuda subirá rápidamente desde el 53,2 por ciento del PIB el año pasado, hasta el 64,9 por ciento este año y el 72,5 por ciento en 2011, todavía por debajo de la media de la eurozona (88,5 por ciento ese año).
El déficit por cuenta corriente, que el año pasado se redujo prácticamente a la mitad al caer desde el 9,5 por ciento al 5,1 por ciento, se mantendrá controlado en los dos próximos años en torno al 4,5 por ciento. También estará bajo control la inflación en torno al 1,6 por ciento tanto este año como en el siguiente, prácticamente al mismo nivel que la media de la eurozona. Para el conjunto de la eurozona y para la UE, la Comisión augura un frágil crecimiento del 0,9 por ciento y del 1 por ciento del PIB, respectivamente (con una revisión al alza de dos y tres décimas respecto a las últimas previsiones de febrero). Francia y Alemania se distanciarán con un crecimiento del 1,2 por ciento y del 1,3 por ciento del PIB, respectivamente. Italia crecerá un 0,8 por ciento y Reino Unido un 1,2 por ciento. Y el plan de ajuste aprobado por el Gobierno griego provocará una contracción del 3 por ciento del PIB este año y del 0,5 por ciento el que viene.