Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España envía 100 militares más al Índico tras el último ataque de los piratas

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha confirmado este jueves que España enviará a las costas somalíes un patrullero oceánico con 100 nuevos efectivos para realizar tareas de vigilancia y control en los puertos de los que parten los buques pirata, un nuevo cometido que los países de la Unión Europea han dado a la Operación 'Atalanta' de lucha contra la piratería en el Indico, tras el ataque que ha sufrido este jueves un atunero vasco.
"España va a aportar un patrullero oceánico con 100 nuevos efectivos para realizar estos nuevos cometidos de la Operación Atalanta, que se suma a la fragata que ya tiene España desplegada y al avión de patrulla marítima", ha dicho Chacón en Bruselas poco antes de comparecer ante la comisión de Defensa del Parlamento Europeo.

El patrullero oceánico saldrá hacia el Indico en esta primera quincena del mes de marzo y las labores de control y vigilancia de los puertos de los que se sabe que están saliendo los buques pirata y los buques nodriza se realizarán especialmente en los periodos entre monzones, es decir, en los momentos en que se producen la mayoría de los ataques, ha explicado la ministra.
"La Operación 'Atalanta' y su comandante tienen hoy una función más, específica, de vigilancia y de control de los puertos, y una función de neutralización de buques nodriza", se felicitó Chacón.
'Albacan': Todo el mundo esta bien
Por otro lado, al ser preguntada por el ataque del que ha logrado escapar este jueves el atunero vasco 'Albacan', la titular de Defensa ha dicho que "todo el mundo está bien" y se ha limitado a señalar que el ataque se produjo a las 8.25 horas de esta mañana y que fue repelido por la seguridad que el barco llevaba a bordo.
"Aunque sabemos que está funcionando la seguridad a bordo de los pesqueros de bandera española que están faenando en el Indico, no nos conformamos con eso", ha relatado. "Por eso hemos conseguido que los 27 países de la UE sumen una función más al comandante de la Operación Atalanta, que es la vigilancia y el control de los puertos de los que salen los buques piratas y la neutralización de los buques nodriza", ha insistido Chacón.
Ataque fallido
Dos embarcaciones de piratas han atacado a primera hora de la mañana de este jueves al atunero vasco 'Albacan', perteneciente a la empresa Albacora, con base en Bermeo (Vizcaya), que recibió el impacto de una granada. Aunque no se ha registrado heridos, el impacto causó un pequeño fuego que logró ser controlado. Tripulantes de embarcaciones españolas desplazadas al lugar, creen que los piratas han reaparecido con el buen tiempo ya que ahora les es más fácil acercarse a las embarcaciones por el estado en calma del mar.
Portavoces de otro atunero que faena en la zona aseguran que el intento de secuestro se ha producido sobre las ocho de la mañana, a 350 millas de la costa de Kenia, y en el mismo participaron dos 'esquifes'. El 'Albacan', de bandera española y con seguridad privada a bordo, ha respondido al ataque y ha logrado repelerlo.
El buen tiempo facilita la labor de los asaltantes que, con peores condiciones meteorológicas, tienen mayores dificultades de avistamiento y llegada a las naves. "Ha llegado el buen tiempo, y con el buen tiempo han llegado ellos. Eso ya se sabía, tenía que ocurrir y ya están aquí", han recalcado.
Además, han manifestado que hasta la fecha "el tiempo había acompañado bastante, sobre todo porque la costa de Somalia es incómoda para ellos, porque no pueden trabajar con ciertas garantías". "Estaban esperando el momento oportuno. Ahora prácticamente el océano es una piscina y era algo cantado. De hecho, estábamos un poco extrañados, porque parecían retrasarse respecto a nuestras previsiones, pero parece que han salido con fuerza", han indicado.
También se han mostrado convencidos de que la seguridad a bordo se puede convertir en "un arma de doble filo" porque "ya no intentan hacer maniobras para intentar acercarse al atunero, ni avisos de disparos". "Van a ir a dar, a hacer daño, porque saben que es la única forma de apresar un barco", han concluído.