Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España cae cuatro puestos en competitividad económica

La economía española es cuatro veces menos competitiva que hace un año. Así lo refleja el Informe de Competitividad Global 2009-2010 del Foro Económico Mundial (FEM) que sitúa al país en el puesto 33 de los 133 niveles.
España ha obtenido una valoración total de 4,59 puntos de los 7 posibles, lo que la sitúa detrás de Brunei y por delante de Chipre. En el marco de la zona euro, es el noveno país más competitivo económicamente, por delante de Chipre, Eslovenia, Portugal, Eslovaquia, Italia, Malta y Grecia. Este último ocupa el puesto 71, el peor clasificado.
Los economistas del FEM han destacado que la competitividad española se da gracias al tamaño del mercado disponible para sus empresas nacionales (puesto 13), a la adecuación española (puesto 29), a las buenas infraestructuras (puesto 22) y a la buena calidad de la formación superior (puesto 33).
Perjudicial recesión
En el lado negativo, el FEM coloca el marco institucional (puesto 49) y el debilitamiento económico que ha hecho descender a España del puesto 30 al 62.
Los autores del informe señalan que "la mayor preocupación" sigue siendo la elevada rigidez del mercado laboral (puesto 122), lo cual desalienta la creación de empleo, "algo especialmente preocupante ante el reciente aumento del paro".
El informe también advierte que "la recesión será especialmente perjudicial para la competitividad de España" cuyo sistema financiero baja 14 posiciones hasta el lugar 50 por la crisis en el sector de la construcción y el inmobiliario.
'Ranking'
Suiza ha desbancado de la primera posición a Estados Unidos, con 5,60 puntos, una décima más que los la economía norteamericana. El FEM atribuye este descenso al deterioro de algunos elementos como el funcionamiento de sus instituciones privadas o el gasto público.
En los 10 primeros puestos se colocan Singapur, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Japón, Canadá y Países Bajos, las mismas economías que los ocupaban hace un año.