Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España no llega a un acuerdo con Opel, Reino Unido sí

La reunión mantenida entre Magna, sindicatos y Gobierno español ha finalizado sin acuerdo porque las partes "han mantenido su posición inicial", según ha informado el presidente del Comité de Empresa de la planta de Figueruelas de Opel, Juan José Arceiz. Arceiz ha explicado que "hemos defendido que es fundamental mantener la capacidad técnica de la planta".
En la reunión, de casi siete horas, han estado presentes, por parte de Magna, el consejero delegado, Figfried Wolf, y por parte del Gobierno, el ministro de Industria Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, y la secretaria general de Industria, Teresa Santero. Según la versión de Arceiz, Magna, "sin dar datos económicos claros", ha planteado la necesidad de trasladar íntegramente la fabricación del Opel Corsa tres puertas a la planta alemana de Eisenach, así como parte del cinco puertas a la misma fábrica.
Con Reino Unido hay acuerdo
Sin embargo, los sindicatos de la firma Vauxhall, la rama británica de Opel, han alcanzado un acuerdo con el fabricante canadiense de componentes Magna en relación con sus planes industriales para el fabricante automovilístico.

El líder de Unite Tony Woodley ha indicado que el acuerdo, alcanzado tras semanas de "intensas negociaciones", contempla un aumento de la producción de la planta de Ellesmere Port hasta 148.000 unidades anuales. Por lo que respecta a la factoría de Luton, el compromiso de Magna pasa por mantener estas instalaciones como "una fábrica clave" para Opel/Vauxhall, manteniendo los puestos de trabajo.
Podría haber movilizaciones
En cuanto a la posibilidad de que los trabajadores españoles inicien algún tipo de protesta, Arceiz ha recordado que el Comité de Empresa acordó que, en caso de que Magna no cambie su propuesta inicial, se elaborará un calendario de movilizaciones.
Finalmente, Arceiz ha apuntado que, tanto el Gobierno central como el de Aragón, han transmitido a los representantes de los trabajadores su desacuerdo con la propuesta de Magna. Por su parte, el Comité ha pedido a ambos ejecutivos que no den su apoyo a la misma, a no ser que, finalmente, se base en criterios industriales.