Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erdogan consigue una ajustada mayoría absoluta en Turquía

Sin embargo, no consigue los diputados que necesitaba para llevar a cabo sin problemas una de sus principales propuestas: reformar la constitución para que el presidente del país acumule mucho más poder que ahora. De noche, los nacionalistas han salido a las calles a boicotear los festejos de los seguidores del presidente electo.
El AKP obtendría así 330 diputados, lo que supone una ajustada mayoría absoluta del Parlamento, formado por 550 escaños.
Estos resultados suponen un descenso para el AKP, que en 2007 obtuvo 341 diputados.
La jugada de Erdogan si conseguía una mayoría más abultada estaba clara: quería hacer la reforma constitucional y dentro de unos años, convertirse el mismo en presidente, y seguir gobernando el país.
Ahora, el primer ministro tendrá que negociar esa propuesta con la oposición, que prefiere el sistema parlamentario actual.
El principal partido de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), incrementa de 112 a 136 el número de diputados elegidos gracias al 25,94 por ciento de votos que ha logrado este domingo.
En tercera posición está el Partido Movimiento Nacionalista (MHP), que se baja de 71 a 53 diputados (13,2 por ciento), por delante otros partidos minoritarios que no han superado el mínimo fijado por la ley electoral para entrar en el Parlamento. La cámara se completa con la elección de 34 diputados independientes, la mayoría afines a formaciones kurdas ilegalizadas.
Noche de incidentes
Las celebraciones por la victoria de Erdogan han acabado en duros enfrentamientos en el sureste de Turquía.
En la ciudad de Diyarbakir, de mayoría kurda, los nacionalistas han salido a las calles a boicotear los festejos de los seguidores del presidente electo.
La policía turca ha tenido que emplear cañones de agua y gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que arrojaban piedras.