Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enfado entre los seguidores de Bruno Mars por una 'actuación' privada en Madrid

Enfado entre los seguidores de Bruno Mars por una actuación privada en MadridGtres

La polémica ha aparecido en la visita de Bruno Mars a España. Y es que antes de que haya dado los dos conciertos que va a realizar el cantante estadounidense en Madrid y en Barcelona, una supuesta actuación privada ha provocado la indignación de varios de sus seguidores.

La fiesta en una conocida sala madrileña estaba anunciada como un evento anterior al gran espectáculo que se celebrará este 3 de abril en el WiZink Center. En el cartel de promoción se podía leer: “24K Magic World Tour. Official Pre party. Hosted by Bruno Mars” (“24K Magic World Tour. Pre Party Oficial. Presentada por Bruno Mars”).
Varios fans imaginaban que este evento estaba preparado para las personas que no pudieron llegar a comprar la entrada para el concierto principal, ya que estas se agotaron en tan solo dos horas desde que se pusieron a la venta. Pero no resultó ser así.
Tal y como han relatado varios usuarios de las redes sociales, el evento estaba anunciado como un concierto privado de Bruno Mars. Con entradas que oscilaban entre los 40 y los 120 euros, los asistentes a la sala sin entradas VIPs se encontraron que estaban en la pista normal, ya que el cantante hawaiano estaba en la verdadera zona VIP junto con otras celebridades.
Y no fue hasta las 3.00 horas de la mañana cuando Mars hizo acto de presencia en la tarima que se sitúa en frente de la pista donde se encontraban gran parte de los asistentes. En ese momento todos pensaron que era cuando iba a empezar el concierto, pero sólo canto un par de estrofas de dos canciones, tal y como relata un tuitero.
Finalmente, y con la indignación presente entre los asistentes, muchos fueron los que antes de irse pidieron en la puerta varias hojas de reclamaciones para que quedara por escrito lo que habían vivido. Permanecieron durante una noche en la discoteca, mientra que esperaban para ver actuar a su ídolo y al final la mayoría no pudo ni si quiera verlo.