Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elecciones clave en Macedonia para entrar en la Unión Europea

La república balcánica de Macedonia ya ha comenzado la votación para la primera vuelta de las elecciones locales y presidenciales. El país espera que este año no se repitan los disturbios de anteriores comicios presidenciales y por eso han desplazado a 7.000 supervisores y 524 observadores internacionales.
En las tres primeras horas de votaciones se ha registrado una participación del7,97 por ciento. Una baja participación que preocupa a las autoridades ya que la legislación de Macedonia requiere el voto de la mitad más uno del electorado en la primera vuelta. Si la participación siguiese en estos números bajos, los comicios podrían declararse nulos.
Viendo los números, para la segunda vuelta de las votaciones, el Parlamento ha rebajado el índice necesario para declarar las elecciones válidas del 50% al 40%. Si al final, los comicios no son declarados nulos, el candidato de la Organización Revolucionaria Interna Macedonia-Partido Democrático para la Unidad Nacional Macedonia(VMRO-DPMNE), Djorgje Ivanov, es el máximo candidato a alzarse con la victoria y terminar convirtiéndose en el cuarto presidente del país. El partido también encabezaba las últimas encuestas para obtener la victoria en las elecciones a la alcaldía de la capital a través de su candidato, Koce Trajanov.
En contraste con las anteriores elecciones, la campaña electoral comenzó el pasado 1 de Marzo y se ha desarrollado de forma pacífica. Pero a pesar de que la situación ha experimentado una leve mejoría, la posibilidad de que se repitan los actos violentos sigue siendo clara y real. La Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa (OSCE) ha destacado como principales amenazas las presiones recibidas por los funcionarios para votar por el VMRO-DPMNE, la mala organización de los cuerpos locales y el comportamiento de los medios de comunicación, claramente partidista.
Todos estos incidentes afectaron la confianza y las relaciones de este país con la Unión Europea. Los ciudadanos macedonios han mostrado un extraordinario interés en formar parte del bloque europeo. Las autoridades de la UE, por su parte, no están dispuestas a permitir la integración del país si no cumple un nivel mínimo de seguridad democrática.