Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército pakistaní mata a 700 extremistas en la operación contra los talibán

Talibanes en PakistánReuters
El ministro paquistaní de Interior, Rehman Malik, ha asegurado que en torno a 700 insurgentes han muerto en las operaciones que las fuerzas de seguridad llevan a cabo en el valle de Swat en el norte de Pakistán y varios distritos colindantes. Además el ministro ha asegurado que 20 soldados han fallecido hasta la fecha en los combates contra la insurgencia talibán que iniciaron la semana pasada.
El Gobierno federal rompió la semana pasada el acuerdo de paz al que las autoridades provinciales llegaron en febrero con los insurgentes talibanes de Swat. Posteriormente ordenó al Ejército el lanzamiento de una operación contra los integristas en el valle. Además las fuerzas de seguridad ya habían iniciado previamente ofensivas contra los talibanes en varias demarcaciones vecinas a Swat.
Aumentan los desplazados
Las autoridades y las agencias humanitarias calculan que los combates entre Ejército y talibanes podrían generar en los próximos días un millón de desplazados. Por esto, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha advertido de que se está produciendo un "desplazamiento masivo" en el noroeste de Pakistán. Lugar en el que se extienden los combates entre el ejército e insurgentes talibanes.
En unos pocos días, entre 150.000 y 200.000 personas han llegado a zonas consideradas más seguras, como la Provincia de la Frontera del Noroeste. Otras 300.000 se dirigen a la misma o están listas para partir, según ha informado el organismo humanitario. En total, la agencia de Naciones Unidas ha abierto y gestiona once campamentos que albergan a 93.000 personas. Otros cientos de miles son acogidas por familiares, amigos o alquilan una habitación.
Por otro lado, el primer ministro paquistaní, Yusuf Razá Guilani, ha afirmado que el Ejército de su país obligará a la insurgencia talibán "a deponer las armas". El primer ministro ha acusado a los talibanes de "intentar desestabilizar y conquistar Pakistán". "No importa lo fuertes que se hagan los insurgentes, no pueden luchar con las Fuerzas Armadas de Pakistán. Pronto los forzaremos a deponer las armas", ha sentenciado.